Taladro realizado por el rover Curiosity en la superficie de Marte, para extraer muestras. (NASA)

El rover Curiosity fue enviado a la superficie marciana con la esperanza de encontrar signos que revelen la presencia de un medio potencialmente habitable en el pasado marciano, una misión que hasta ahora nos ha revelado que existió en el interior del cráter Gale un antiguo lago recurrente de agua dulce que dio lugar a la aparición del Aeolis Mons.

Ahora también nos ha mostrado como el metano presente en la atmosfera que lo rodea, una sustancia química orgánica, aumenta hasta alcanzar una tasa diez veces superior a la registrada durante toda su misión, además de detectar otras moléculas orgánicas en una de las muestras del polvo resultante de haber taladrado una de las rocas.

Como señala Sushil Atreya, de la Universidad de Michigan, del equipo científico del Curiosity, estas variaciones en la tasa del metano parece indicar que existe alguna fuente de estas moléculas relativamente localizada “Hay muchas fuentes posibles, biológicas o no biológicas, como la interacción del agua y las rocas.

” Los investigadores utilizaron el Sample Analysis at Mars (SAM) instalado en el Curiosity para examinar la presencia de metano en la atmosfera durante un periodo de 20 meses, durante este periodo, a finales del 2013 y principios del 2014, comprobaron que las mediciones medias de metano en la atmosfera era de unas siete partes por mil millones, una tasa que antes y después de estas mediciones era tan solo una decima parte de esos niveles.


Este esquema muestra los posibles orígenes del metano marciano. NASA/JPL-Caltech/SAM-GSFC/Univ. de Michigan

Pero el Curiosity también ha detectado la presencia de diferentes moléculas orgánicas en polvo marciano obtenido gracias a la perforación de rocas marcianas, siendo este resultado la primera detección confirmada de la presencia de compuestos orgánicos en la superficie del planeta rojo, compuestos que bien podrían haberse formado en la superficie del planeta o haber llegado hasta ella a bordo de meteoritos.

Las moléculas orgánicas compuestas por carbono e hidrógeno, son, por lo general, los denominados bloques de construcción químicos de la vida, aunque en realidad pueden existir sin que la vida este presente.

De esta forma, las conclusiones de estos análisis no revelan que Marte haya estado alguna vez habitado o lo esté en este momento, pero sí que arrojan luz sobre un Marte moderno químicamente activo y nos muestra que en el él existieron condiciones favorables para la aparición de la vida.

La identificación de estos compuestos orgánicos en Marte presentes en las rocas se ve complicada por la presencia de minerales de perclorato en la superficie marciana. Cuando se calientan las muestras en el interior de SAM, los percloratos alteran las estructuras de los compuestos orgánicos, por lo que el origen de estos compuestos orgánicos sigue siendo incierto.

Puedes encontrar más información sobre estos resultados en Science.

espacioprofundo.es 17/12/14