Se trata de uno de los relatos más populares de la literatura. Hoy desentrañamos algunos de sus secretos.

..

La historia tras la mágica aventura

Oculto tras el seudónimo de Lewis Carrol, Charles Lutwidge Dogson fue un diácono anglicano y profesor de la Universidad de Oxford, que publicaría en 1865 el libro de “ Alicia en el País de las Maravillas”, que no es sino la materialización a través de una insólita aventura de su obsesión por una joven menor de edad (tenía 10 años) llamada Alice Liddell (Alicia en el cuento), hija del decano de la Universidad de Christ Church y a la que intentó convertir en su esposa pero cuya petición de mano fue rechazada de plano. Algunos medios lo han tachado de “pedófilo reprimido”.

El inventor de la literatura sin sentido

La realidad y la fantasía están separadas de una forma muy sutil en esta gran obra literaria y, de hecho, a su autor, Lewis Carrol (que, como curiosidad, era tartamudo), se le considera el inventor de este particular género bautizado como “la literatura del sin sentido (nonsense)”.

¿Cuánto tiempo tardó en escribir la historia?

Carrol aprovechó un viaje de tren de dos horas para escribir el primer borrador completo del cuento que tituló “Las aventuras subterráneas de Alicia”, al que añadió 37 ilustraciones dibujadas por él mismo; una muestra de su gran imaginación y creatividad. Era el el 5 de julio de 1862 y justo el día anterior nació la idea tras un cuento improvisado a petición de las pequeñas hermanas Liddel. Una versión digital de esa primera copia escrita a mano puede examinarse a través de internet.

La versión definitiva del libro

Tras destruir los 2.000 primeros ejemplares puesto que las ilustraciones se reprodujeron incorrectamente, la versión definitiva de Alicia en el País de las Maravillas se publicaría en noviembre de 1865. A este libro le segurían: “Alicia a través del espejo” en 1871 y "Alicia para los pequeños” en 1890.

Un síndrome con nombre de cuento

La particularidad de este cuento es tal que dio lugar a un síndrome con nombre propio: el síndrome de Alicia en el País de las Maravillas cuyo trastorno suele darse en niños y define un conjunto de síntomas donde la percepción visual y la imagen corporal se muestran alteradas dándole al paciente una visión errónea del tamaño tanto de su cuerpo como de los objetos externos, provocando desorientación y perturbación de los sentidos.

¿Era realmente rubia Alicia?

A pesar de que siempre la hemos visto dibujada o representada como una niña de pelo rubio, lo cierto es que la verdadera Alicia era morena tal y como atestiguan las miles de fotografías que el propio Carroll hizo tanto a Alice como a sus hermanas. El motivo de que todos nos imaginemos a Alicia siempre rubia se debe a que las ilustraciones de la primera edición Alicia en el País de las Maravillas presentaban a su protagonista con melena dorada.

La historia tras el Sombrero Loco

La aparición del “Sombrerero Loco” en el libro de Carroll no es casual, ya que muy cerca del lugar en el que vivía el autor, en Stockport, los talleres de sombrererías eran muy habituales y durante esta época, los que se dedicaban a su fabricación utilizaban mercurio para convertir la piel en fieltro; esto sumado al pegamento utilizado y a trabajar en zonas cerradas, provocaba ciertos delirios por la inhalación de todas estas sustancias. De ahí los “sombrereros locos”.

Alicia en el cine

El séptimo arte cayó pronto en esta conmovedora y surrealista historia de niños para adultos. Han sido muchas las adaptaciones al cine de este primer libro y de los restantes, pero la primera película sobre Alicia en el país de las Maravillas data de 1903. Fueron los directores Cecil Hepworth y Percy Stow quienes filmaron una película de apenas 12 minutos, en el que los propios directores también ejercieron de actores. Otras adaptaciones famosas: la de Disney, estrenada en 1951 o la de Tim Burton, en 2010.

El ajedrez en la historia

Como matemático y gran aficionado a este juego/deporte, Carroll dibujó toda la historia como una partida de ajedrez. Así, en la partida, Alicia gana en 11 jugadas, empezando con un peón blanco y acabando como Reina Blanca. Los números en general, también están muy presentes en el cuento. El número 42, en concreto, era particularmente especial para el autor.

muyinteresante.es / Sarah Romero, enero 2019

Curiosidades sobre Alicia en el País de las Maravillas