Un profesor estadounidense afirma, entre otras cosas, que beber agua en abundancia reduce el dolor de espalda y que los plátanos verdes son uno de los alimentos más sanos y saludables

...1. Comer plátanos verdes

Con la llegada del verano es un deseo general poder lucir un cuerpo escultural en la playa. Sin embargo, en muchas ocasiones se hace imposible seguir la gran cantidad de normas que los expertos lanzan día tras día. Por ello, el profesor de bioquímica Rodney Bilton (de la Liverpool John Moores University) ha decidido atajar este problema y, tras más de 15 años de investigaciones, ha hecho público un estudio en el que recoge los consejos básicos para que la sociedad pueda reducir la cintura a la vez que se mantiene sana. Sus premisas son –cuanto menos- curiosas.

En primer lugar, el profesor Bilton aconseja comer asiduamente plátanos verdes. ¿La razón?: Contienen un tipo de sustancia llamada almidón resistente que, además de reducir el colesterol, no es digerido por el intestino delgado y alcanza el grueso casi intacto. Allí, es asimilado de una manera más lenta, lo que otorga energía al cuerpo humano durante un período más largo de tiempo.

A su vez, el almidón resistente destaca debido a que, aunque es un carbohidrato, su composición química no provoca que el azúcar en sangre se eleve. Esto convierte al plátano verde en una comida ideal para aquellas personas que tengan problemas con el azúcar o padezcan diabetes. Finalmente, esta sustancia también provoca la liberación de una hormona llamada «glucagón», la cual aumenta la velocidad a la que nuestro cuerpo quema la grasa.

Así pues, si quieres mantenerte sano, no hay nada mejor que comer plátanos verdes. Cuanto menos maduros estén, mejor. No obstante, si no te gusta este tipo de fruta no te preocupes, pues puedes encontrar almidón resistente en alimentos tales como cereales integrales y verduras (aunque en menor cantidad, según afirma el experto en su estudio).

2. Evitar los purés para no engordar

Una de las claves para reducir nuestra cintura y mejorar nuestra salud es mantener la ingesta de azúcar en los niveles más bajos que podamos. Para ello, la primera medida que se debe tomar es dejar a un lado los refrescos, las bebidas energéticas y los alimentos procesados; pero también cocinar los alimentos con cautela, pues algunos desprenden una gran cantidad de glucosa cuando son hervidos y machacados para hace todo tipo de purés.

Uno de ellos es la patata. Este tubérculo libera un 25 por ciento más de azúcar cuando se hierve, algo que contrasta con la cantidad expulsada si se hace al horno (pues tampoco es muy aconsejable comerla frita). A su vez, cuando machacamos este alimento para hacer puré rompemos las membranas que rodean los gránulos de almidón que se hallan en él y, a continuación, éstos se convierten en azúcar, según afirma el profesor Bilton. Lo mismo sucede con cualquier alimento que sea triturado antes de la ingesta.

Por otro lado, al moler la comida se aumenta la velocidad a la que el organismo la digiere (lo que provoca que no de energía al cuerpo durante un periodo de tiempo extenso). Un puré libera también una mayor cantidad de glucosa en nuestro cuerpo, al igual que sucede con la patata. Así pues, es más saludable comerse una manzana entera que machacada o en zumo.

3. Beber agua para reducir el dolor de espalda y prevenir el cáncer de colon


Otra de las conclusiones del profesor Bilton es que beber de ocho a diez vasos de agua al día reduce los dolores de espalda y las molestias en las articulaciones en un 80 por ciento de los pacientes. Y es que, este líquido ayuda a hacer desaparecer los cristales de ácido úrico (deshechos corporales que se suelen eliminar con la orina) que se depositan en las diferentes partes del cuerpo y pueden producir malestar.

El experto también afirma que está demostrado que tomar un vaso de agua antes de acostarse reduce el hambre que ataca a muchas personas en mitad de la noche. El líquido elemento también ayuda a aumentar el flujo de sangre en nuestro cuerpo, algo que elimina del organismo carcinógenos potenciales reduciendo el riesgo de cáncer de colon. Finalmente, no hay que olvidar que hidratarse constantemente es una de las premisas a seguir durante este verano en España, donde las temperaturas ya han llegado a alcanzar los 40º.

4. El peligro de los batidos de frutas

Aunque parezca increíble, los batidos de frutas (elaborados principalmente a base de leche) son una trampa si lo que buscas es mantenerte sano y saludable. Esto se debe a que nuestro cuerpo tiene una capacidad limitada para hacer frente a los altos niveles de fructosa (una forma de azúcar que se halla en este tipo de alimentos) y, cuando se encuentra desbordado, empieza a tener algunos «fallos» que pueden conducir a la diabetes tipo 2 y a la obesidad.

Normalmente, cuando el cuerpo no puede regular la cantidad de fructosa presente en el organismo genera la insulina –una hormona que ayuda a guardar los nutrientes (entre ellos la glucosa) que desprenden los alimentos-. Sin embargo, altos niveles de fructosa no estimulan la producción de insulina, algo que, a la larga, puede derivar en las dificultades antes señaladas.

Abc.es 16/07/2014