La cafeína, presente en cafés y tés, posee tantos beneficios como perjuicios para nuestra salud. Ni es tan mala como unos dicen, ni tan recomendable como el consumo que algunos hacen de ella. ¿Cuánto deberías tomar al día?

Entre sus principales beneficios, se encuentra el más conocido, mantenerte alerta, reduciendo la adenosina que nos hace sentir adormilados. Muy útil para espabilarnos por la mañana o trabajar a altas horas de la noche.

También resulta efectiva para mejorar el rendimiento físico, especialmente cardio. En lugar de quemar carbohidratos, la cafeína ayuda a centrarse en las grasas, por lo que tardas más en sentirte cansado.

También ayuda a prevenir dos enfermedades. El Parkinson es una de ellas: la cafeína protege las neuronas encargadas de producir la dopamina, células que pierden los enfermos de Parkinson.

La otra enfermedad es el Alzheimer. La cafeína reduce la cantidad de beta-amiloides, la sustancia que muchos investigadores creen que causa esta enfermedad, aunque no está demostrado.

Cuando sufres dolor de cabeza, los vasos sanguíneos se ensanchan. La cafeína los encoge y lo alivia. De hecho, muchos medicamentos contienen cierta cantidad de cafeína.

La cafeína, al contrario que muchos creen, no ayuda a perder peso.

En cambio, cuando sufres insomnio u otros trastornos en el sueño, no es nada recomendable pues potencia este tipo de enfermedad.

De igual modo, un exceso de cafeína puede afectar a los enfermos de hipertensión, aunque su consumo moderado no daña. Por eso es importante su consumo moderado.

Los expertos recomiendan un máximo de 500mg al día, que pueden suponer dos o tres cafés con leche, especialmente hasta el mediodía para no afectar al descanso nocturno.


¿Cuántos cafés puedes tomar al día? - - Esquire