¿Qué se esconde detrás de un disco de vinilo? ¿Cuándo surge? ¿Qué sabemos de su origen?
Descubrimos todos los secretos que hay tras estos objetos de colección para muchos.




Aunque su nacimiento sucedió hace 83 años, hoy en día muchas personas en el planeta siguen guardando este objeto como un recuerdo del pasado. Y aunque en la actualidad, podemos encontar la música en el ordenador, en formato mp3, mp4, vídeo, en la televisión, en un cd; antiguamente los tesoros sonoros se escondían tras estos grandes, redondos y negros discos (conocidos como vinilos).

Allá por 1930, apareció el primer disco de vinilo con un diametro de 12 cm y con un giro de 33 rpm. Y aunque muchos creían que era el mejor invento (en aquel entonces), no obtuvo toda la aceptación que se esperaba de él. La Gran Depresión y la crisis existente impidieron que estos equipos (que reconocían los discos de vinilo) estuvieran al alcance de todos los americanos.

Durante la Segunda Guerra Mundial, allá por 1939, volvieron a aparecer entre las tropas estadounidenses. Estos discos fueron utilizados para luchar en la guerra, debido a la escasez de resina y a la mayor resistencia del material del vinilo. Aunque en 1940 fue cuando verdaderamente tomó su verdadero protagonismo, el de la música. En esos años la aparición de la figura del 'dj' reconoció su presencia. Además, los 'dj' viajaron con los discos (como acompañantes) para animar a las tropas en Europa. Un tocadiscos, un amplificador y varios vinilos formaban parte de sus equipajes.

En 1948 un ingeniero de la CBS, Peter Golmark, dio origen al vinilo (como hoy lo conocemos). Pero en este momento la aceptación de los gramófonos fue seguida por la de los discos vinilos, consiguiendo ganar un gran número de seguidores. Este último invento y modificación del modelo anterior presentó varias ventajas, entre ellas, permitía una duración máxima de 25 minutos por cara. Asimismo, el material con el que estaba realizado también se mejoró logrando mayor calidad de sonido.

Pero a comienzos de los años 90, el CD comenzó a quitar espacio a este disco. Sin embargo, el transcurso de los años nos ha demostrado que aunque en la actualidad no escuchemos música a través de él, es un verdadero objeto de deseo y de colección.

esquire.es 28/11/13