..... Dicho término ya se utilizaba desde la antigüedad (en su forma en latín ‘energumĕnus’ o griega ‘ἐνεργούμενος’) para hacer alusión a aquellos que se comportaban o reaccionaban de un modo fuera de lo normal. Su significado etimológico hace referencia al poseído o influido por un espíritu o el demonio.

Por este motivo muchos fueron los llamados ‘energúmenos’ que padecían enfermedades como la epilepsia, algún tipo de dolencias neurológicas (por ejemplo las Corea de Sydenham o Corea de Huntington –conocidas popularmente como ‘Baile de San Vito‘-), esquizofrenia u otras enfermedades mentales, ya que se tenía la creencia (por ignorancia) que algún espíritu maligno o el propio diablo los había poseído pues la conducta de algunos de esos enfermos se volvía violenta o se comportaban de manera exaltada.

Durante un gran periodo de tiempo, en el que la religión dominaba todos los ámbitos, a los (mal) llamados energúmenos incluso se les negaba pertenecer a comunidad de fieles alguna, además de no administrarles los santos sacramentos (a no ser que estuvieran en peligro de muerte, que entonces se acompañaba de su correspondiente exorcismo).

Tal y como fue evolucionando la ciencia y se pudo ir sabiendo que nada tenía que ver dichas dolencias o comportamientos con posesiones, demonios o espíritus malignos, el término quedó asignado simplemente a los que tenían conductas furiosas y actuaban de mala manera y sin educación alguna; aunque aún hoy en día los diccionarios siguen utilizándolo para referirse a alguien endemoniado/poseído por el diablo.


20minutos.es / Por Alfred López 26 de agosto de 2015

¿Cuál es el origen del término "energúmeno"?