La Real Academia lo define como un supuesto personaje de mucha importancia. En realidad, lo inventó el ingenio popular a partir de la expresión del inicio de la misa en latín “sursum corda” (arriba los corazones) y lo introdujo en oraciones del tipo “y no voy, aunque lo diga el sursuncorda”.