20minutos.es 11/10/12

Esta popular palabra (conocida en el mundo entero aunque no hables italiano) se puede utilizar tanto para decir “hola” como “adiós” indistintamente, en un contexto informal, y de ella deriva la castellanización “chao” (que se pronuncia igual) y que en nuestro caso suele limitarse a las despedidas. Muchos son los países de Latinoamérica que utilizan este saludo en el modo “chau”.

Entre las variantes de la palabra ciao que se usa en otros países, podemos encontrarnos que los alemanes dicen tschüß/tschau, los portugueses tchau o lo checos čau (pronunciado chau).

Entre los de habla inglesa alcanzó una gran popularidad a raíz del libro “Adiós a las armas” de Ernest Hemingway, publicado en 1929, en el que el famoso escritor la utilizó, debido a que la historia transcurre en el noroeste de Italia.

Pero, ¿de dónde proviene su etimología? Hay que retroceder unos cuantos siglos e irnos directamente al dialecto véneto, en el que s’ciavo (que pasó a ser s’ciao y finalmente ciao) significaba esclavo (en italiano schiavo) y era utilizado por los esclavos para dirigirse a sus señores con el significado de “soy su esclavo”, “servidor suyo”, “a sus órdenes”.

Otra variante, sin embargo, explica que no puede atribuirse directamente a los esclavos pero sí a las personas que pretendían expresar una posición de inferioridad o respecto a su interlocutor mediante esta fórmula “schiavo vostro” también bastante utilizada en castellano en su símil “para servirle”, “servidor de usted” o “a su servicio”.