Las consecuencias del capitalismo extremo y su efecto destructivo en el ser humano
son el núcleo de 'Pietà', film que aspira al León de Oro




La sombra de Raoul Ruiz es alargada en Linhas de Wellington, dirigida por su viuda Valeria
Sarmiento, y con Marisa Paredes, aunque no tanto como para eclipsar los aplausos recibidos
en Venecia 2012 por Kim Ki-Duk, quien ha recuperado el pulso con la crueldad emocional de Pietà.

Tras la repentina muerte del maestro chileno Raoul Ruiz, hace poco más de un año, Valeria Sarmiento,
viuda y montajista del realizador, optó por proseguir con el proyecto que su marido ya había empezado a diseñar,
una ambiciosa recreación histórica de la invasión napoleónica en Portugal centrada, en cambio,
en el tejido emocional que convive con la masacre, presente en Venecia 2012.

A la exhumación del talento cinematográfico de Rouiz asisten nada menos que John Malkovich,
Catherine Deneuve, Isabelle Huppert, Vincent Pérez, Marisa Paredes, Mathieu Amalric y Michel Piccoli,
entre otros, en lo que es toda una superproducción de autor a la europea, que dará pie a una
serie ya rodada para el canal francés ARTE.

Kim Ki-Duk, director coreano explora en Pietà los conceptos cristianos con parábolas violentas que esconden,
en cambio, una belleza cruel que potencia el sentimiento.

"Quiero hablar del capitalismo extremo, del efecto que tiene sobre las relaciones humanas. Cómo las desvirtúa,
las transforma en un sentido muy negativo", ha explicado tras recibir calurosos aplausos en la rueda de prensa,
en la que ha comparecido con sus dos actores, Lee Jung-jin y la espléndida Cho Min-soo,
posible candidata a la Copa Volpi.

Vean el intenso trailer de Pietà, presente en Venecia 2012:

YouTube Video
ERROR: Si ves este mensajeYouTube esta caido o no tienes el Flash Player instalado.