.....La medicina avanza a pasos agigantados y eso es un hecho: investigadores han logrado la creación de minirriñones artificiales a partir de células madre. Hoy en día, la cantidad de problemas que afectan a los riñones hacen cada vez más necesarios los trasplantes, especialmente si tenemos en cuenta que es difícil que un riñón recupere su función una vez que ha sido dañado.

Investigación con células madre

Un equipo de científicos del Instituto Salk para Estudios biológicos ha creado una plataforma para estudiar enfermedades renales, de forma que se pueda aplicar la medicina regenerativa para restaurar la función renal.

Esto ha llevado a que, por primera vez, se consiga hacer una estructura en tres dimensiones de un riñón a partir de células madre. Esto abre nuevas vías en la investigación sobre enfermedades del riñón y para el descubrimiento de nuevos fármacos que puedan ir directamente hacia las células de este órgano.

Creación de minirriñones artificiales

Los científicos consiguieron crear precursores de células renales mediante la utilización de células madre hace bastante tiempo, pero lo cierto es que recién ahora se pueden crear figuras tridimensionales de las mismas partiendo de células madre.

Aunque la conversión de células madre en células renales suele tener poco éxito, en el Instituto Salk han conseguido, mediante un método sencillo, la diferenciación de células madres en la estructura 3-D de la yema ureteral, que luego se convertirá en el sistema de conductos colectores.

Esto demuestra que las células madre pluripotentes ‒capaces de diferenciarse de otras células y tejidos del cuerpo– pueden convertirse en células similares a la de la yema ureteral y que luego se diferenciará más en el cultivo de órganos. Estas células forman las primeras etapas de los órganos urinarios durante el desarrollo y más tarde se convierten en un conducto de drenaje de orina desde los riñones.

Esto se probó incluso en un paciente que sufre de enfermedad renal poliquística, una enfermedad que se caracteriza por la presencia de quistes de líquido que disminuyen la función renal y pueden llevar a una insuficiencia renal. Los resultados fueron positivos, lo que abre a la posibilidad de que en un futuro no tan lejano podamos utilizar esta metodología para poder regenerar los órganos enfermos, no solo los riñones.


Ojocientífico.com 18/11/13