….. Cosas aparentemente tan insignificantes como el tiempo de carga del móvil o los lugares a los que te acompaña tu querido smartphone, pueden estar provocándole daños sin que tú te des cuenta. Hay muchos pequeños detalles del día a día, con los que seguro que te identificas, y que pueden empeorar la vida de tu teléfono a largo plazo.

No apagarlo nunca

Estamos tan enganchadísimos a nuestros teléfonos móviles que la gran mayoría somos realmente incapaces de apagarlo en todo el día. ¿Cómo voy a desconectar el móvil? ¿Y si me llega un whatsapp y no me entero, o si recibo una llamada importante? Más allá de que la necesidad de estar conectados las 24 horas del día es un problema cada vez más común, lo que aquí nos importa es que haciendo esto estás estropeando tu teléfono sin saberlo.

No apagar el móvil en todo el día, a la larga, termina estropeándolo, ya que de esta manera la batería te irá durando cada vez menos. Lo que tienes que hacer es darle pequeños descansos. ¿Por qué no pruebas a apagarlo aunque sea por las noches? Tanto tu móvil como tú lo agradeceréis.

Cargarlo a medias...

La raíz de este problema está bastante relacionada con el caso anterior. A estas alturas ya no sabemos vivir separados de nuestros smartphones. Tanto que nos ponemos nerviosos si vemos que la batería se está agotando nos entran los siete males...

Por eso, solemos ir a todas partes con el cargador a cuestas y aprovechamos para cargarlo deprisa y corriendo en cada enchufe que nos encontramos a lo largo del día, pero sin dejar que la carga se complete. Hay que reconocer que esto, en el momento, nos viene muy bien... Pero, a la larga, contribuye a que nos carguemos la batería antes de tiempo.

...o dejarlo enchufado tiempo de más

Tan malo es no dejar que la carga de batería llegue al 100% como dejarlo enchufado más tiempo una vez que la carga está completa. Seguro que muchos de vosotros enchufáis el móvil antes de iros a dormir, para que a la mañana siguiente esté a tope de batería. Porque, ¿cómo vamos a arriesgarnos a salir de casa con el móvil a medio cargar?

Esto es algo que hacemos muy habitualmente, sin ser conscientes de lo malo que es para la vida útil de nuestra batería, que se puede ver bastante reducida. Lo ideal para que la batería de tu móvil no se estropee antes de tiempo es que estés pendiente cada vez que lo enchufas, y que no lo dejes tiempo de más o de menos.

No limpiarlo correctamente


¿Os habéis parado a pensar en la cantidad de sitios por los que pasa nuestro móvil a lo largo del día? Los llevamos a todas partes con nosotros y a veces los dejamos sobre cualquier superficie, aunque no esté del todo limpia.

De esta manera, nuestro móvil se va ensuciando poco a poco por dentro sin que nosotros nos demos cuenta, lo que puede hacer que se estropee mucho antes de lo que debería. Seguro que la mayoría solo limpiáis la pantalla de vez en cuando, porque es lo que está a simple vista y porque no hacerlo puede resultar molesto a la hora de leer o de escribir algo.

Sin embargo, no vale con quedarse solo en la superficie. No hace falta que lo hagas todos los día, pero sí que conviene que cada cierto tiempo abras tu móvil y con un pequeño paño vayas eliminando la suciedad que se ha ido acumulando en tu interior.

Instalar ciertas aplicaciones

En el caso anterior hablábamos de mantener el móvil limpio de polvo y suciedad pero, tan importante como esto, también es mantenerlo lo más 'limpio' posible de ciertas aplicaciones que pueden perjudicar seriamente el correcto funcionamiento de nuestros smartphones.

Los expertos recomiendan que seamos excesivamente cuidadosos con las aplicaciones que descargamos e instalamos, ya que muchas de ellas pueden hacer que nuestro teléfono funcione peor de lo que debería. Y otra cosa que debes tener en cuenta es que cuantas más apps tengas instaladas el funcionamiento del móvil será cada vez más y más lento.

No dejar nunca que se le agote la batería por completo

No es necesario que apuremos hasta el final la batería de nuestro móvil día tras día, pero seguro que has oído en alguna ocasión que de vez en cuando es bueno dejar que se agote por completo hasta que el teléfono se apague.

Pues bien, lo cierto es que es así y que además tiene una explicación. Al parecer, al menos una vez al mes debes dejar que la batería se quede a 0 y, una vez que se haya apagado el móvil, lo cargues normalmente ya que así mejorará el rendimiento del teléfono y de la batería.

Sin embargo, tampoco es bueno dejar que la batería se descargue por completo cada día, ya que estaríamos perdiendo demasiados ciclos de carga (y todas la baterías suelen tener un número limitado)

Llevarnos el móvil absolutamente a todas partes

Seguro que tu móvil se ha vuelto algo indispensable para ti, y no te puedes separar de él ni un instante, vayas donde vayas. Lo de estar enganchados al móvil todo el tiempo ya hemos visto que causa bastantes problemas, y aquí tenemos uno más...

Seguir usando el móvil en plena calle cuando nos está dando un sol bastante fuerte, tenerlo en espacios muy húmedos (por ejemplo, dejarlo en el baño cuando nos estamos duchando...), llevárnoslo a la playa arriesgándonos a que le entre arena y a que se caliente demasiado... Son muchas las situaciones en las que nuestro móvil nos acompaña aun a riesgo de que nos podamos quedar sin él. Y es que, todas las costumbres que acabamos de citar van dañando tu móvil sin que te des cuenta.

Tener siempre el wifi o el bluetooth activados

Lo del bluetooth no es tan habitual, aunque seguro que todos conocéis a alguien que sigue teniéndolo conectado siempre. Sin embargo, lo del wifi ya es otro asunto... Posiblemente la mayoría de vosotros lo mantenéis conectado las 24 horas del día, más que nada por comodidad.

Pues bien, tanto una cosa como la otra hacen un tremendo gasto de batería que, además es innecesario. Y, ya sabemos que eso, a la larga, terminará afectando al correcto funcionamiento de nuestro móvil. Así que hay que estar más atentos con estas cosas, porque son detalles que no cuesta nada corregir y que nuestro móvil agradecerá.

No quitarle nunca la funda al móvil

Sí, ya sabemos que las fundas del móvil están para algo y que sin duda es mucho mejor llevarla puesta para asegurarnos de que nuestro móvil está bien protegido de los golpes. Y si además le ponemos una funda protectora de pantalla, mucho mejor.

Todo eso está muy bien, pero lo suyo es que también dejemos 'respirar' a nuestro Smartphone de vez en cuando. Es decir, que no viene nada mal liberar el móvil de la funda de vez en cuando, ya que a veces se calientan demasiado. Por ejemplo, un buen momento para que descanse de la funda es cuando lo tenemos cargando, ya que es mucho más difícil que se nos caiga al suelo.

Llevar en móvil guardado en cualquier sitio

Aparte de porque llevarlo en cualquier sitio puede ser un peligro por el tema de los robos y de las pérdidas, también hay que tener en cuenta que si no tenemos suficiente cuidado de nuestros móviles, éstos pueden ir sufriendo pequeños daños que los terminen estropeando antes de tiempo.

Por ejemplo, seguro que muchas de vosotras lo lleváis metido en el bolso, perdido entre un millón de cosas que pueden ir golpeándolo, además de los golpes que ya de por sí se suele llevar el bolso cuando lo dejamos en cualquier sitio sin poner mucho cuidado. Y posiblemente, la gran mayoría de vosotros los llevaréis en el bolsillo trasero del pantalón sin ser consciente de que cada vez que os sentáis el móvil se está aplastando más de la cuenta.

Qué.es 4 de marzo de 2015

Costumbres que dañan tu móvil