El abaratamiento de los costes de producir grafeno lo acerca cada vez más a nuestros dispositivos.


Hace tiempo que el grafeno viene siendo conocido como el material del futuro, y para ser sinceros, cada vez pinta mejor. Sus cualidades parecen encajar perfectamente con una infinidad de usos que van desde baterías más optimizadas hasta nuevos materiales de construcción de dispositivos con mejores capacidades de refrigeración. Tanto es así que hasta Iron Man se ha apuntado a la moda…

Pero ¿por qué aún no tenemos el grafeno entre nosotros? La principal respuesta pasa por los costes de producción de grafeno.

Abaratando los costes para producir grafeno

Científicos de la University of Glasgow recogen el testigo de una ardua carrera cuyo fin es acercarnos todas las milagrosas propiedades del grafeno. Pues tras el comienzo de su producción comercial hace casi 2 años, muchas son las instituciones, como el MIT, que centran sus esfuerzos en abaratar cada vez más los costes de producción.

El descubrimiento de los británicos pasa por sustituir materiales como platino, níquel o titanio utilizados como sustrato en el que sintetizar grafeno, por un material mucho más barato, común y fácil de manejar, como planchas de cobre. Mediante el uso de las mismas planchas que resultan rentables en la fabricación de baterías de ion de litio tradicionales, consiguen reducir los costes de producción en un factor de unas 100 veces menor.

“El cobre utilizado en nuestro proceso de síntesis de grafeno tiene un valor de un dólar por metro cuadrado, comparado con los $115 que cuesta el mismo material en la forma en que se ha usado hasta ahora”. Asegura el Dr Dahiya, principal responsable del hallazgo. “Nuestro proceso produce el grafeno de más alta calidad a un precio muy bajo, y con ello damos un paso más en la creación de grafeno asequible para la fabricación de nuevos dispositivos electrónicos”.

omicrono.com/23 noviembre, 2015 — Pedro Mepal

Consiguen producir grafeno 100 veces más barato