¿Pilotas un dron o has adquirido uno recientemente? Te damos algunos consejos para evitar saltarte alguna ley sin que te des cuenta con la Ley de Drones.

..... Los drones se han convertido en dispositivos bastante populares y fáciles de adquirir; sin embargo, muchos usuarios están incurriendo en delitos sin ni siquiera tener conocimiento de ello. Por esa razón os vamos a explicar una serie de normas que nos ayudarán a evitar conflictos legales en España.

Matrícula ignífuga obligatoria

Según la llamada Ley de Drones, que regula el uso civil de aeronaves pilotadas por control remoto, todos los drones deberán llevar obligatoriamente una placa ignífuga con los datos del piloto. Es necesario llevarla independientemente de la forma en la que el usuario utilice el dron.

En la placa deberán figurar nombre y apellidos del piloto; teléfono de contacto; y número de serie del dron. De hecho, los establecimientos que vendan drones deberán apuntar los datos de los compradores y enviárselos a AESA, la Agencia Estatal de Seguridad Aérea.

Límites de desplazamiento

En España los drones solo pueden volar a una altura máxima de 120 metros; mientras que, el peso no puede sobrepasar los 10 kilogramos. Si nos encontramos en una ciudad, el radio visual de desplazamiento de los drones será de 100 metros.

Además, deberán estar a una distancia de, como mínimo, 50 metros en horizontal con los edificios y las personas. Si el dispositivo pudiera suponer algún peligro para la población, AESA podría exigir determinadas medidas para minimizarlo; tales como reducir el radio visual o añadir más hélices.

No acercarse a los aeropuertos y zonas aéreas controladas

La Ley de Drones establece que, como mínimo, debemos mantener una distancia de 15 kilómetros con los aeropuertos mientras pilotamos un dron. Incumplir dicha regla podría suponer una multa de miles de euros. Algo lógico teniendo en cuenta que podría ponerse en peligro la vida de cientos de personas.

El piloto tampoco deberá enviar su aeronave no tripulada a zonas aéreas controladas. Una zona aérea controlada es un espacio aéreo con determinadas limitaciones de vuelo. Puedes comprobar si te encuentras cerca de alguna de esas zonas en el mapa de AIP, la Publicación de Información Aeronáutica.

Las zonas aéreas controladas se dividen en los siguientes tipos:

• Prohibidas (P).
• Restringidas (R).
• Peligrosas (D).
• Zonas con fauna sensible (F).
• Temporalmente segregadas.

Volar de día y con buenas condiciones

Otro requisito imprescindible para pilotar un dron es volar de día y en unas condiciones meteorológicas favorables, explican desde la plataforma Reclamador. Es una norma general que no afecta necesariamente a todos los drones, sino a los más pesados.

En este sentido, las aeronaves no tripuladas con un peso menor de 2 kilogramos sí pueden volar de noche. Eso sí, no deben superar los 50 metros de altura.

Si sigues las normas que te hemos explicado lo más probable es que no tengas ningún problema con tu dron. Creemos que los vendedores de drones deberían informar correctamente a los compradores antes de que éstos adquieran el producto. Aunque sean dispositivos tan pequeños pueden causar el caos si se cuelan en un aeropuerto, como ocurrió recientemente en Londres.

omicrono.com / Alex Branco, 12 abril 2019

Conducir un dron sin saltarte las leyes: las normas que necesitas saber