Aquí encaja muy bien el dicho: ¡con estos amigos para que quiero enemigos!

Este chavo espera con ansias la llegada de su amigo, pero no precisamente porque ya tenga ganas de verlo.

El tiene preparada una broma que matara de susto a su amigo