.....Los derivados del petróleo, están presentes en más productos de los que pensamos habitualmente, de uso tan común como los detergentes.

En muchas ocasiones hemos oído algún anuncio en el que nos hablan de sustancias tensoactivas, y lo que interpretamos rápidamente es que son buenas para quitar las manchas de la ropa.

Pero ¿Cuál es el origen de esos detergentes y de esas substancias tensoactivas? ¿Es cierto que para lavar la ropa usamos un derivado del petróleo?

Para salir de dudas nos hemos trasladado hasta el Centro de Investigación de CEPSA, el primer productor de Alquilbenceno Lineal (más conocido como LAB) del mundo, que se fabrica en las plantas químicas de la compañía en España, Canadá y Brasil.

Y para empezar por el principio, nos explican que el petróleo no es un producto puro. Es una mezcla compleja de hidrocarburos. Elcoordinador de Investigación de CEPSA Química, Ignacio López Serrano nos cuenta que usamos el petróleo como materia prima para «construir moléculas y substancias de interés práctico en la vida diaria».

Nos aclara que el petróleo no se puede utilizar directamente y «para separar y obtener los diferentes componentes del mismo es necesario refinarlo, de donde resultan los productos acabados y las materias químicas más diversas».

Es en las refinerías y plantas petroquímicas donde se realiza la separación de los componentes del petróleo así como la transformación de estos en productos químicos.

Uno de los primeros pasos se da en la refinería, donde se «corta» ese petróleo para obtener lo que a nosotros nos interesa, que es la fabricación de detergentes. En el proceso de refino «nos quedamos con el queroseno, que es una fracción del petróleo con un número de carbonos entre 9 y 17».

Pero el queroseno tampoco es un producto puro. Para «construir» las moléculas de LAB de ese queroseno sólo nos quedamos con las parafinas lineales con el fin de conseguir una propiedad indispensable para los tensoactivos usados en detergentes, que es «un producto detergente sea biodegradable», nos explica Ignacio López Serrano.

Para ello en la plantas de LAB se utiliza un proceso llamado MOLEX, cumpliendo en todo momento con los máximos estándares de seguridad y protección ambiental.

No se desperdicia nada. El resto del queroseno devuelve a la refinería en forma de combustible de aviación mejorado en el punto de congelación.

Pero esto no es todo, porque a continuación se tiene que realizar un proceso de deshidrogenación en la unidad denominada PACOL con el fin de transformar para de las parafinas en olefinas. «Mediante el proceso PACOL no se pretende otra cosas que activar las parafinas (la palabra Parafina proviene del latín Parumm Affinis; poca afininidad, poca reactividad) antes de entrar en la etapa de Alquilación».

En esa unidad es donde el benceno reacciona con el efluente proveniente de la unidad de PACOL gracias al uso de catalizadores ácidos. Nos cuenta este experto que «así es como llegamos al LAB. Un líquido incoloro que no tiene afinidad por el agua. El LAB es el precursor del Sulfonato de Alquilbenceno Lineal ( conocido por el acrónimo LAS) , un ingrediente muy importante en la mayor parte de los detergentes dométicos y que tras casi medio siglo de uso es el surfactante más usado del mundo después del jabón».

El alquilbenceno lineal (LAB) se usa casi exclusivamente para la industria de los detergentes. Para ello, tiene que sufrir una nueva reacción química llamada «sulfonación» que transforma el LAB en un derivado denominado LABSA ( Ácido Sulfónico de Alquilbenceno Lineal). El LABSA ya es soluble en agua y presenta propiedades de lavado pero «precisa ser neutralizado con una base antes de ser usado en la formulación de detergentes».

El producto final neutralizado recibe el nombre de LAS. El proceso de Sulfonación se hace tanto en CEPSA en las factorías de los fabricantes de detergentes. Estos últimos son los que se encargan de la neutralización del LABSA.

En todo este proceso la innovación tecnológica «resulta vital para mantener la competitividad», asegura López Serrano, que nos cuenta que «ya en los 90 desarrolló junto a la Compañía norteamericana UOP el proceso de alquilación Detal (del inglés Detergent Alkylation). Hoy día la tecnología Detal sigue constituyendo el proceso más moderno y eficiente, siendo utilizado por numerosas plantas en el mundo a cambio de las correspodientes regalías o royalties».

Pero en un mundo en constante cambio, también en esta materia es importante mantenerse al día e irpor delante de las necesidades. Por eso, «Gracias a los continuos esfuerzos en I+D, se ha desarrollado en los últimos años una mejora sustancial del proceso que contribuirá aún más a mejorar la competitividad».

Y una vez que sabemos cómo se elaboran estos detergentes, ¿cómo funciona el proceso de lavado? Pues en general, los detergentes son los productos que sirven para la limpieza de la ropa (tanto en polvo como en pastilla o líquidos). Están compuestos por gran número de ingredientes encargados de desempeñar funciones muy diversas. El principal bloque lo constituyen los tensoactivos o surfactantes, , entre la que destaca precisamente el sulfonato de alquilbenceno Lineal que acabamos de conocer.

Los tensoactivos, entre otras funciones, son los encargados de hacer que el agua moje mejor el tejido, de separar la suciedad y de impedir que esta se deposite de nuevo.


Abc.es 29/10/13