No es necesario querer estar más despiertos o energía extra como razón para disfrutar de un café y, como sabemos, el exceso de cafeína no es sano, por lo que muchas veces preferir la versión descafeinada es una buena opción.

¿Pero cómo se hace café descafeinado? Hoy vamos a contarte cómo los fabricantes logran remover del café uno de sus principales ingredientes, evitando quitarle su sabor tan particular y delicioso.



Café descafeinado: Cómo lo hacen

El café descafeinado es cada vez es más popular en diferentes países del mundo y, si bien contiene pequeñas trazas de cafeína, no son las suficientes para causar el mismo efecto que este exquisito brebaje en su forma tradicional.

No es difícil encontrar café descafeinado, pero ¿cómo lo fabrican sin alterar demasiado el grano de café y el resultado final? Los fabricantes desarrollaron un proceso químico de lo más interesante.

Lo que se hace es trabajar sobre el grano de café en verde para extraer las moléculas de cafeína y, por sus características químicas, la mejor forma de hacerlo es cuando el grano está mojado, ya sea con agua caliente o, agua que contiene compuestos como el CO2 que atrae a la cafeína.

El método más común es usar el grano recién cosechado y sumergirlo en agua caliente a una temperatura de entre 70° C y 100° C. Eso hace que el grano se suavice y que con el uso de químicos especiales, se pueda absorber y eliminar casi el total de la cafeína.

El segundo método, algo más elaborado, es no solo sumergir el grano en líquido caliente, sino que también mantenerlo bajo alta presión acompañado de CO2 en su forma líquida. Se suele sumergir el grano una y otra vez para mejores resultados. Con ambos métodos, el grano, ahora descafeinado, se seca de forma natural para luego tostarse tal como se hace con los granos normales.

Café descafeinado: ¿vale la pena?

En tiempos donde la cafeína está presente en una serie de alimentos, su consumo suele sobrepasar los límites impuestos por los médicos, por lo que el café descafeinado es una buena opción para limitar su consumo o para aquellas personas que deben abstener de esta bebida, como por ejemplo las mujeres embarazadas. Además, el café descafeinado tiene casi las mismas características beneficiosas para la salud que su versión normal, ya que se mantienen los antioxidantes y otros compuestos del grano de café.

El término «descafeinado» no tan exacto, ya que este tipo de café simplemente no existe. Se le llama descafeinado a aquel café que contenga un 97 % de cafeína menos de uno normal, por lo que es imposible beber café totalmente libre de este estimulante. La cantidad de cafeína presente en esta versión «light» depende mucho del grano utilizado, ya que existen algunos tipos más fuertes y, en la mayoría de los países no existe una norma fija que permita o no utilizar la etiqueta de descafeinado.

El café descafeinado no tiene mucha diferencia en sabor con respecto al café normal, aunque no cuentes con él si tu objetivo es tener ese golpe de energía matutina que necesitas para empezar el día.

batanga.com / Isabel Valenzuela 10/10/15

¿Cómo se hace el café descafeinado?