¿Cómo se genera la energía térmica? Este tipo de energía se produce cuando átomos y moléculas se mueven rápidamente. La forma más fácil de generar energía térmica es a través del sol, aunque también existe energía geotérmica, por ejemplo.

Ojocientífico.com 22/08/13

La energía térmica

Si partimos de la base de que la energía no se crea ni se destruye, tan sólo se transforma, debemos pensar cómo esta energía se almacena y no cómo se crea.

En sí, la energía térmica puede generarse de muchas formas diferentes, incluso algunas tan simples como frotar tus manos. En general, la energía que se utiliza suele provenir del sol o de la corteza terrestre.

Debemos tener en cuenta que la energía térmica es generada por el movimiento de átomos y moléculas en la materia, como una forma de energía cinética producida por esos movimientos aleatorios.

Esto se debe a que, cuando una sustancia es calentada, sus partículas tienen mayor energía y por ende vibran más. Esas partículas pasan la energía térmica a través de la sustancia mediante la conducción. Un ejemplo de buen conductor térmico es el metal, mientras que el aire y los plásticos son llamados aislantes, ya que cumplen la función contraria.

Además, la energía térmica es llevada desde sitios calientes a otros fríos por convección, cuando las partículas calientes están en líquidos o gases. Por último, la única forma de energía térmica que puede ser generada en el espacio es la producida por radiación infrarroja, en la que no actúan las partículas.

¿Cómo se producen los distintos tipos de energía térmica?

La energía térmica producida gracias al sol se genera mediante espejos que focalizan la radiación del astro en un líquido, que es calentado para generar energía. A su vez, ese vapor hace girar una turbina eléctrica.

Por su parte, la energía geotérmica se extrae de capas calientes de roca de la corteza terrestre. De esta forma, el agua se sobrecalienta naturalmente ya que está cercana al núcleo. Para este tipo de energía térmica se debe perforar el suelo para acceder al agua, generar vapor con ella y hacer girar una turbina eléctrica. Además, en las plantas geotérmicas se puede reutilizar los materiales.

Sin embargo, no siempre se necesita una turbina eléctrica. ¿Quién no ha utilizado el calor del sol para calentar un hogar o el agua de una piscina? Incluso para mover motores.