Xavier y Michel decidieron colocar en un bosque cerca de Nyonié (Gabón) un gran espejo de 120×180 cm
para ver las reacciones de los animales al verse reflejados.

Los primeros en pasar fueron dos leopardos pero otros animales como elefantes y monos también pudieron experimentar
lo que se siente al verse en un espejo.

El vídeo fue grabado por una de las 29 cámaras ocultas que los hombres colocaron en diferentes puntos del bosque.
En el siguiente vídeo se puede ver el momento en el que varios animales salvajes ven un espejo por primera vez
y reaccionan de la manera más simpática.