La mayor parte de los acondicionadores de pelo comerciales pueden tener serias consecuencias para el medio acuático si superan las plantas potabilizadoras

Antes que nada matizar que la supuesta capacidad irritante de los acondicionadores de pelo no parece haber sido demostrada, al menos nosotros no hemos encontrado referencia a ella. Por otro lado, un análisis de la OCU de 2013 sobre suavizantes de ropa, que en esencia se parece muy y llevan compuestos comunes, no encontró el supuesto poder irritante.

Es más, a diferencia de los suavizantes de ropa, cuyo verdadero peligro radica en los aromatizantes que llevan, tal como explicamos en Cómo fabricar un suavizante casero seguro y ecológico para la ropa, los acondicionadores de pelo no contienen ninguna sustancia de olor sintética sino que son neutros. En esencia son una pasta humectante, capaz de pegarse al pelo e infiltrarlo, combinada con un tensioactivo catiónico.

Los tensioactivos catiónicos son sustancias cargadas positivamente que se adhieren al pelo a través del humectante. Por lo tanto, si usamos un acondicionador, todas las hebras de queratina -lo que llamamos un cabello- quedarán cargadas positivamente y se repelerán entre ellas, impidiendo que el pelo quede apelmazado y liado, además de mantenerlo hidratado gracias al humectante. En consecuencia tendremos la sensación de tener un pelo sedoso y suave además de voluminoso. Para tal fin se suele usar como humectante estearina de aceite de palma o de girasolo algún otro tipo de grasa vegetal que se mantenga pastosa a temperatura ambiente.

Acondicionadores del cabello: poco ecológicos

Los acondicionadores del cabello son poco ecológicos -más allá el uso opcional de aceite de palma-, pues los tensioactivos catiónicos que se emplean generalmente tardan un tiempo en degradarse y pueden pasar al medio acuático a través de los excedentes que nos aplicamos y que se van con el agua de la ducha por el desagüe. El problema de su descomposición es que pueden matar a las bacterias que suelen degradar la materia orgánica en las potabilizadoras, o bien que superen los distintos filtros que se apliquen para capturar sustancias nocivas.

Los tensioactivos catiónicos son capaces de adherirse a la membrana de los organismos unicelulares y destruirla, con lo que llegando a un medio natural, pueden dejarlo sin vida unicelular. No en vano se los ha utilizado en los hospitales como desinfectante. Adicionalmente son tienen actividad hemolítica en organismos pluricelulares; es decir que son capaces de destruir los glóbulos rojos por ejemplo de los peces si se presentan en grandes cantidades y son ingeridos por estos.

Por lo tanto, está claro que los acondicionadores de cabello comerciales, si bien no todos muchos de ellos, pueden ser una mala idea de cara al medio ambiente, sobre todo si se usan en exceso y el excedente, como nos suele pasar, viaja por el desagüe. No obstante, afortunadamente fabricar un acondicionador para el cabello casero y sostenible no es imposible.

Cómo fabricar un acondicionador casero y sostenible

Hay muchas fórmulas para fabricar acondicionadores de cabello, lo básico es que contengan un tensioactivo catiónico biodegradable y la buena noticia es que el vinagre es uno excelente. Por lo tanto nos bastará con algún humectante natural capaz de impregnar el cabello y contener el vinagre. De buenas a primeras, decir que la mayonesa casera -o una variante avinagrada de esta- puede ser un excelente acondicionador para el cabello.

Algunos recordarán que sus madres y abuelas batían yemas de huevo con aceite e iban añadiendo vinagre y limón, cuando la masa cogía consistencia, hasta conseguir una pasta con la que se untaban el pelo y la dejaban secarse. Posteriormente aclaraban el menjunje con agua y les quedaba el pelo sedoso.

Otra fórmula más moderna, y algo más cara, se puede lograr con aguacate, medio plátano, un huevo y 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra. Pelaremos y trituraremos el aguacate hasta la textura pastosa. Por otro lado haremos otra pasta trinchando el plátano con aceite de oliva y agregaremos ala mezcla la pasta de aguacate. Lo revolveremos todo con una batidora hasta obtener una pasta homogénea a la que le iremos añadiendo poco a poco y mientras batimos el huevo. Después la aplicaremos sobre el cabello mojado por diez minutos para finalmente aclarar con agua.

eldiario.es / 07 mayo 2019

Cómo hacer en casa un acondicionador de pelo que no perjudique el medio ambiente