El sodio es un componente que contiene la sal que es indispensable para la vida, únicamente es perjudicial si se consume en exceso. Nuestro cuerpo necesita pequeñas cantidades de sal (sodio) para funcionar adecuadamente ya que es fundamental para regular los fluidos del cuerpo, controlar la cantidad de agua del organismo, ayudar a la hidratación de las células y a transmitir impulsos nerviosos.

El sodio se encuentra de manera natural en pequeñas cantidades en muchos alimentos. Por lo tanto, podemos conseguir un aporte adecuado sin añadir sal. Sin embargo, es necesario tener en cuenta que se puede añadir sal a los alimentos siempre y cuando no sobrepasemos los 5 g al día (1 cucharada de tamaño café).

Además, hay variedades de sal que contienen yodo (sal yodada) que facilita que ingiramos suficiente yodo al día. Esto es especialmente importante para aquella gente que no consuma demasiado pescado.


Abc.es 16/01/14