...Con la llegada del primer episodio de frío a España, hasta los más calurosos y/o ahorradores no han tenido más remedio que encender la calefacción en casa. Cada año, por estas fechas, escuchamos consejos sobre cómo ahorrar en la factura, pero algunos no son tan ciertos como pensamos. La OCU desmonta cinco mentiras sobre la calefacción:

1. Apagar la calefacción sale caro

Este mito está especialmente extendido y dice que apagar la calefacción consume más energía que mantenerla encendida a temperatura constante. «Aunque al encenderla tendremos un pico de gasto, a la larga el ahorro se nota y merece la pena. Bajar la temperatura a 16ºC durante la noche supone ahorrar un 13% respecto a mantener la calefacción encendida a 20ºC», señalan desde OCU.

2. El calor apenas se escapa por las ventanas

Hay quien cree que el calor que se pierde por las ventanas apenas se nota en la factura si están bien cerradas y son pequeñas. La realidad, según la organización de consumidores, es diferente: una cuarta parte de la energía producida en los hogares se destina a cubrir lo que se pierde por las rendijas de las ventanas. El doble cristal puede reducir estas pérdidas en un 50%.

3. Las calderas de condensación necesitan radiadores grandes

En opinión de la OCU, estamos ante otra falsedad porque los radiadores tamaño estándar son perfectamente compatibles. «Pero es cierto que si fuesen mayores podríamos ahorrar más (la caldera trabajaría a menos potencia)», apuntan.

4. No hay calefacción con paneles solares

Los paneles solares térmicos tienen un depósito que acumula calor y sí que pueden contribuir al sistema de calefacción de la casa, según la OCU. Lo que es verdad es que estos paneles permiten ahorrar mucho más (hasta un 70%) en agua caliente y no tanto («solo» un 40%) en calefacción.

5. El «calor azul» es lo mejor

«Pese a las insistentes promesas de la publicidad, el llamado "calor azul" no figura entre las mejores opciones para calentar tu casa», advierte la organización de consumidores. Según apuntan, «es muy parecido a los clásicos radiadores eléctricos de aceite, pero con otros fluidos en su interior». «Los sistemas que emplean resistencias para calentar siempre son los más ineficientes y los más caros», concluyen.

Abc.es 19/11/13