Tras ver durante años a los miles de peregrinos que llegan a la ciudad sagrada de
Karbala, un inventor iraquí tuvo una idea: Aprovechar la energía generada por los pies
de la gente que camina para cargar los teléfonos móviles. Algo que puede sonar banal,
pero que es importante en un país en el que la guerra y la violencia tuz hecho casi
desaparecer su red eléctrica.

El inventor es Baha al-Hasnawi, de 30 años. Creó el dispositivo en su casa,
usando el pequeño motor de un juguete de su hijo.

Desmontó el pequeño generador eléctrico y adaptó su producción de energía hasta
que fue compatible con la necesaria para cargar el teléfono. Después,
lo adaptó a una sandalia, para que crease electricidad según se camina.

“Puse un mini generador de un juguete en la suela de una sandalia y soldé el cableado
para poder cargar el móvil mientras se camina. Los peregrinos pueden utilizar este
dispositivo mientras vienen a Karbala durante su peregrinaje”, explica el creador.

Miles de peregrinos pasan horas y horas caminando para rezar en la mezquita principal
de la localidad. Según el inventor, si su dispositivo pasa a ser de uso común, Irak podrá
reducir notablemente sus problemas de electricidad. Baha al-Hasnawi está buscando en
la actualidad un socio para poder producir a mayor escala su cargador.

YouTube Video
ERROR: Si ves este mensajeYouTube esta caido o no tienes el Flash Player instalado.