Seguimos con nuestra clásica sección de química sobre los elementos de la tabla periódica. Hemos llegado ya al tulio, el antepenúltimo del grupo de los lantánidos o las tierras raras que venimos desarrollando desde hace ya varios días.

Justamente, el tulio es el lantánido más escaso del planeta y presenta varias otras particularidades. Fieles al estilo de la sección, como siempre, acompáñame sin más para conocer todas las propiedades, los usos y las características generales del tulio.



Características generales y propiedades del tulio

La tierra rara del tulio fue descubierta en 1879 por el químico sueco Per Teodor Cleve, de quien estuvimos hablando apenas unos días atrás pues también participó en el descubrimiento del holmio(Ho), el elemento número 67 de la tabla periódica. El sueco le dio este nombre por el latín Thule, el primer nombre que se le dió a la región que hoy conocemos como Escandinavia, ya que fue allí en donde Cleve realizó el hallazgo.

Como te mencionaba anteriormente, el tulio es el lantánido de menor abundancia en nuestro planeta. Es un elemento metaloide de un característico color plateado y brillante, es blando y suave (puede cortarse fácilmente con un cuchillo), maleable, dúctil y bajo determinadas condiciones, presenta buenas propiedades ferromagnéticas. Actualmente, se conocen 25 isótopos de tulio en total y estado natural; es un elemento considerablemente estable.

Si bien se trata de un elemento muy escaso, se han descubierto nuevos métodos para producir tulio recientemente, lo cual lo pone a la par de elementos como el cadmio, la plata y el oro en términos de oferta comercial. Tal como ocurre con la gran mayoría de las tierras raras, el tulio se obtiene de diferentes tipos de minerales, especialmente el de la monacita. En general, este elemento se obtiene mediante la reducción del óxido de lantano en la del calcio aislado en un recipiente cerrado.

Otros datos:

• Número atómico: 69
• Masa atómica: 168,93421 u
• Símbolo atómico: Tm
• Punto de fusión: 1545° C
• Punto de ebullición: 1947° C

¿Para qué se usa el tulio?

Al ser un elemento tan escaso, es muy costoso y son pocos los usos verdaderamente prácticos que se conocen. Sin embargo, tienen cierto potencial como fuente energética, como material magnético (su uso más común es como cerámica magnética en la producción de hornos de microondas) y también se le puede utilizar en el dopaje de fibras de láser.

Cuando el tulio es bombardeado en reactores nucleares, se puede usar como una fuente de radiación para equipos de rayos X y cabe señalar que, como muchas otras tierras raras, su verdadera toxicidad se desconoce, aunque se clasifica como de una toxicidad aguda baja. Aun así, por estas razones, es importante maniobrar el tulio con suma precaución.

Ojocientífico.com 06/11/13