...
Ojocientífico.com 01/09/13

Cuarenta y cinco son ya los elementos de la tabla periódica que, en máximo detalle, hemos visto en esta clásica sección de química. ¿Puedes creerlo? Pues bien, ello significa que llegamos al rodio, el elemento número 45 de la tabla. Con tantas publicaciones, ya sabes muy bien cómo funciona esta sección, así que acompáñame para conocer todas propiedades, usos y características del rodio.


Características generales y propiedades del rodio

El origen etimológico de este elemento proviene del griego rhodon (ῥόδον), que significa “rosa”. Se dice que el rodio fue descubierto entre los años 1803 y 1804, cuando el químico inglés William Hyde Wollaston (quien también descubrió el paladio) lo encontró mientras investigaba minerales de platino crudo.

Ubicado en el grupo 9 de los elementos de la tabla periódica, el rodio es un metal de transición que se caracteriza por su color gris plateado y blancuzco, es sumamente reflectante, muy resistente a la corrosión y también muy duradero. Se trata de un metal poco abundante, sin embargo, se lo puede encontrar en estado natural, especialmente en minas de platino.

Su producción para la industria y otras actividades humanas apenas alcanza las 7 u 8 toneladas cada año, lo cual equivale a una cifra considerablemente baja en comparación a muchos otros elementos similares que ya hemos visto. Como mencionaba, se lo puede hallar en estado natural, encontrándose en depósitos minerales de rodio que se producen orgánicamente en las arenas de ríos de los montes Urales de Eurasia, en Norteamérica y también en América del Sur.

Otros datos:

• Número atómico: 45
• Masa atómica: 102,90550 u
• Símbolo atómico: Rh
• Punto de fusión: 1964° C
• Punto de ebullición: 3695° C

¿Para qué se usa el rodio?

Respecto a sus usos, en primer lugar tenemos su aplicación como agente catalizador en aleaciones de platino y otros metales. Ello se debe a su gran resistencia y durabilidad, empleando sobre todo para endurecer platino y paladio. De este modo, bujías de encendido de aeronaves, crisoles de laboratorio y láminas de fibra de vidrio se elaboran con rodio como uno de sus ingredientes más importantes.

También se trata de un material muy útil para el contacto eléctrico y como catalizador. El chapado de rodio hace muy duro y resistente cualquier material. Por último, se emplea ampliamente en joyería y decoración, entre otras cosas.