Por primera vez en la historia, científicos han logrado capturar ADN animal del aire, incluyendo seres humanos. Una herramienta clave para el futuro, afirman los descubridores

Por primera vez en la historia, un equipo de científicos ha logrado capturar ADN procedente de mamíferos directamente del aire. Según los inventores del método, puede ser un paso histórico para el control de poblaciones humanas, animales e incluso ayudar en el seguimiento de patógenos como el Covid.

Según un estudio publicado la semana pasada, un equipo de científicos liderados por la doctora Elizabeth Clare, ha logrado demostrar un método que extrae DNA y fragmentos de DNA del aire para identificar especies de paso o que vivan en un punto determinado.

La profesora de la Queen Mary University of London — especializada en el estudio de murciélagos — quería originalmente desarrollar un sistema para la captura de ADN sin tener que acceder a hábitats de difícil acceso ni interferir en el entorno natural de los animales.

La doctora sabía que ya había métodos que capturan ADN de plantas usando el polen y esporas de hongos que flotan en el aire, pero nadie había intentado crear un sistema para recoger el de mamíferos y otras especies.
YouTube Video
ERROR: Si ves este mensajeYouTube esta caido o no tienes el Flash Player instalado.
Ese tipo de controles se realizan habitualmente analizando agua y suelo en entornos naturales, en búsqueda de lo que ellos llaman ‘eDNA” (‘environmental DNA’ o ADN medioambiental).

Sin embargo, este método no es tan eficiente para capturar la presencia de organismos que estén de paso. Aparte de que el eDNA se daña con facilidad, el método de Clare y su equipo puede capturar células de forma continua y no invasiva, lo que en teoría permitiría contar todas las especies que pasen por puntos de control.

Control de poblaciones humanas y animales

El invento es bastante sencillo: no se complicaron mucho la vida y utilizaron los mismos filtros que usados en la recolección de eDNA en el agua para crear su primer prototipo junto con un aspirador y una cámara de plástico que retiene todas las partículas flotantes capturadas. Para su sorpresa, funcionó a la primera.

El experimento fue un éxito, aunque según cuenta Clare a la revista Vice, a su equipo nunca se le habría ocurrido que este método también podría utilizarse en el control de todo tipo de especies, incluyendo la humana. De hecho, en un principio creyeron que había sido un fracaso al ver que el eDNA de los roedores objeto del estudio estaba contaminado con ADN humano.

Pero casi instantáneamente después de su decepción, se dieron cuenta del verdadero éxito y del potencial del sistema para controlar múltiples especies simultáneamente, incluyendo los movimientos humanos. Las posibilidades de su método también se extienden a la arqueología, la medicina y la medicina forense, asegura Clare, ya que el análisis del aire en cualquier entorno podría demostrar la presencia de otros seres de sin violar la integralidad física del entorno del estudio.

Quedan varias preguntas por responder, como el radio de influencia de su método de captura pero, según la doctora, están trabajando en más pruebas y versiones. Lo vital es que parece que funciona y ella invita a que otros científicos se suban al carro y perfeccionen un invento que puede ser vital para todos nosotros.

Importante para el futuro del planeta

Según Clare, este hallazgo puede ser vital para el futuro de nuestro planeta: tenemos una gran urgencia en poder controlar y auditar todas las poblaciones animales a escala global, desde una rara especie de escarabajo al mismo ser humano.

Obviamente, esto último abre el riesgo de una mayor facilidad para controlar nuestros movimientos. Es algo que, por otra parte, ya permitimos alegremente con los teléfonos móviles, aunque siempre puedes abandonarlos apagados en casa. El ADN siempre lo llevas puesto y tus partículas de piel y pelo se desprenden de tu cuerpo de forma constante.

Aun así, puede ser vital para nuestro futuro como humanos: el sistema, afirma la científica, puede ser usado para apoyar los estudios de contagio de patógenos. Y todo lo que sea matar bichos malos será bienvenido.

elconfidencial.com / Jesús Díaz, 06 abril 2021


Capturan ADN humano del aire por primera vez en la historia