Una de las leyendas urbanas más difundidas sobre New York es la existencia de caimanes en las alcantarillas. En caso de que estuvieran ahí, las profundidades de la ciudad serían realmente atemorizantes. Estos animales no tienen fama de amistosos y son muy peligrosos. Pero, ¿hay realmente caimanes en las alcantarillas de New York? ¿Puede haberlos en otras ciudades?

.....

Cacerías de caimanes

Sin dudas, las alcantarillas de New York son enormes, y eso puede cautivar la imaginación de muchas personas. Los caimanes han sido encontrados alrededor de la ciudad y en su calles desde hace muchos años, debido a que personas irresponsables los compran y cuando no pueden cuidarlos, los desechan en las calles. Pero estas especies son muy pequeñas y no pueden dañar a un humano.

Desde 1930, las autoridades de New York han lanzado cacerías contra estos animales. Sin embargo, los pocos especímenes encontrados en las cercanías se habían escapado de reservas o de personas que los criaban. La historia sobre caimanes rondando las alcantarillas llegó en 1960 con el libro The World Beneath the City, de Robert Daley.

En el libro, Daley cuenta que los trabajadores de las alcantarillas habían encontrado caimanes. Luego de cerciorarse de que no mentían, realizó una búsqueda y exterminó con veneno a la mayoría. Es difícil decir si la historia es cierta, porque quedan muchos cabos sueltos.
¿Pueden vivir los caimanes en esas condiciones?

Las declaraciones de trabajadores de las alcantarillas que han visto caimanes son prácticamente inexistentes, salvo por los rumores y las vagas declaraciones en el libro de Daley. Es muy extraño que un animal de esas dimensiones no haya sido visto por todas las personas que bajan periódicamente para limpiar.

No hay pruebas todavía de que la historia sea cierta, dado que no se han encontrado rastros de estos animales. Es probable que solo sea una leyenda, debido a que muy pocos animales podrían sobrevivir en esas condiciones. Los caimanes prefieren los climas cálidos, lo que les impediría estar allí durante el invierno, y durante el verano solo podrían vivir algunos meses.


Ojocientífico.com 15/03/14