Sirven para más que para acompañar al botellín del aperitivo.

….. Hasta ahora sólo los comías porque están ricos, ayudan a pasar mejor las cañas y porque son un auténtico vicio, pero ahora tendrás motivos de sobra para no separarte de la bolsa.

Te dará más nostalgia que se acaben los cacahuetes a que tu nevera no cuente ni con una mísera cerveza. Y si no crees que esto pueda llegar a suceder nunca, ficha todos los beneficios que estos adictivos frutos secos tienen para ti.

Tienen más vitaminas de las que nunca habrías podido imaginar. Concretamente, los cacahuetes hacen honor a las del complejo B, B3 para ser exactos. Y su proporción de ácido fólico y proteínas es bastante singular .

Está claro que sin energía no te vas a quedar si sucumbes a diario a una porción moderada de estos frutos secos.

Uno de los minerales que contiene es el manganeso, muy importante para la asimilación y regulación del azúcar en sangre. Tomar una pequeña ración al día ayuda a su control, además de ayudar al metabolismo y a la asimilación del calcio.

Ayudan a reducir la aparición de cálculos biliares en más de un 25% con el consumo de 100g diarios. Una forma bastante agradable de atajar esta enfermedad tan latosa.

Combate la depresión y mejora la calidad y el funcionamiento de la memoria, gracias a su famosa vitamina B3.

Al igual que mantiene bajo control las funciones del corazón al contener ácido oleico monoinsaturado, valioso para el corazón.

Y ayuda a reducir el colesterol malo aumentando el colesterol que entendemos por bueno.


esquire.es / CRISTINA ROMERO | 27/02/2015

Cacahuetes, el fruto seco vitamínico - Esquire