El cantante y su seguridad podrían haber protagonizado una dramática pelea a bordo de la aeronave



El controvertido rapero Chris Brown, novio de Rihanna, abandonó a uno de los miembros más veteranos
de su equipo de seguridad en la isla de Bermuda, después de una parada obligada de su avión privado para reposar,
y aunque se desconocen los detalles del altercado que podría haber motivado la estricta decisión,
el cantante y el corpulento guardaespaldas podrían haber protagonizado una dramática pelea a bordo de la aeronave.

"No estamos seguros al detalle de lo que pasó en ese avión, pero cuando su jet privado aterrizó a reposar,
Chris y su guardaespaldas Big Pat salieron a la pista con cara de pocos amigos. Mientras Big Pat hablaba con el piloto,
Chris entró en el edificio del aeropuerto a comprar cigarrillos.
No llegaron a hablar en ningún momento pero, cuando el avión se preparaba para despegar de nuevo,
Big Pat dijo que no iba a volver a subir al aparato y que prefería quedarse en tierra",
reveló una fuente del aeropuerto de la isla al diario The Bermuda Sun.

Mientras Chris se dirigía en su propio jet a Nueva York, Big Pat tuvo que esperar unas horas hasta que pudo embarcarse
en un avión regular con dirección al aeropuerto JFK de la ciudad.

Durante su espera, el empleado del cantante no tuvo reparo en compartir con el citado trabajador del aeropuerto
que acababa de tener un pequeño "altercado" con la estrella musical, una confrontación física que había provocado
que los dos hombres no quisieran volver a verse por el momento.

Sin embargo, Big Pat siempre ha sido uno de los hombres de confianza de Chris Brown, y tomó un papel muy activo
en la mediática pelea que el novio de Rihanna mantuvo hace unos meses con su gran rival, el cantante canadiense Drake.