Los que reciben una buena broma no los hace reír mucho al contrario llegan a pasar un terrible rato.

Pero los espectadores esos si que lo disfrutan a lo grande, tan solo hay que checar
el susto que se llevan estos hombres y mujeres al presenciar un asesinato en un cuarto…