A unas semanas de terminar una relación con su ex manager, la cantante fue vista
con un misterioso hombre durante la noche de San Valentín



Parece que Britney Spears ya no está soltera, ya que la noche de San Valentín
fue vista cenando con un misterioso chico, que podría ser su nuevo amor.

Britney decidió celebrar este importante día con una cena en el restaurant de sushi Calabasas,
ubicado en California, pero la estrella no pasó la noche sola, estuvo acompañada de un apuesto hombre.

A pesar que tiene pocas semanas de haber terminado su compromiso con Jason Trawick,
la intérprete podría tener un romance con este enigmático galán, del que aún no se sabe nada.

La pregunta que surge es ¿será un simple amigo o la nueva conquista de Spears?,
ya que la mujer de 31 años no ha declarado nada sobre las fotografías
que ya han dado mucha tela de donde cortar.