A pesar de que sus parejas son grandes amigos,
ellas no se pueden ver ni en pintura




A pesar de que sus respectivas parejas, Kanye West y Jay-Z,
son grandes amigos e incluso trabajan en una gira conjunta,
Kim Kardashian y Beyoncé no mantienen una relación muy fluida,
ya que apenas se dirigen la palabra mientras disfrutan de las actuaciones
de sus novios.

"Kim y Beyoncé apenas se hablaron. Cada una estaba en una parte del escenario.
De hecho, Beyoncé ni siquiera reparó en la presencia de Kim hasta que el concierto estaba
a punto de terminar y tampoco Kim se esforzó en entablar una conversación", contó una fuente
al periódico New York Daily tras el festival Made in America de Filadelfia, donde actuaron los raperos.

Sin embargo, tras el concierto ambas se pasaron por los camerinos, donde sí intercambiaron
algunas palabras, aunque según cuentan unos testigos, Kim se dedicó principalmente
a conversar con Kanye y su mejor amigo Jonathan Cheban.

"Hablaron un poco en el camerino, pero a Kim no se la veía muy cómoda. Se aferró a Kanye
todo el tiempo y se dedicó a hablar con Jonathan, mientras su novio sí conversó
con Jay-Z y con Beyoncé", contó la fuente.

Beyoncé lleva cuatro años casada con Jay-Z y tiene con él una niña de siete meses,
Blue Ivy, mientras que Kim mantiene una relación con Kanye desde hace cinco meses.