Un tribunal de Boston decidió que la cantante no podrá registrar como marca el nombre de su hija, Blue Ivy



La pareja de cantantes conformada por Beyoncé y Jay-Z, considerada una de las más rentables del mundo del espectáculo,
no podrá registrar como marca el nombre de su hija, Blue Ivy, según decidió un tribunal de Boston.

La intérprete de "Single ladies" y su esposo presentaron una solicitud, tras el nacimiento de la pequeña,
para registrar el nombre y poderlo usar como marca de una línea de productos para bebés.

Tras una disputa legal de varios meses, con una empresa organizadora de bodas en Boston con el nombre de Blue Ivy Events.
Finalmente la empresa logró imponerse en el litigio la semana pasada.

La oficina de patentes le informó a Beyoncé que el nombre Blue Ivy está registrado por una pequeña firma dedicada
a la planeación de bodas, aunque los artistas estarían buscando opciones para asegurar el nombre de su bebé.