Aliviar el dolor: Según estudios publicados en el British Medical Journal para el tratamiento del dolor crónico, la capsaicina, el compuesto que se encuentra en el chile, puede ser útil como un complemento de la terapia o incluso para aquellos pacientes que son intolerantes a otros tratamientos.

Para el cabello: El chile estimula la función de los folículos pilosos lo que ayuda a que el cabello crezca, consiguiendo también que lo haga con más vigor (cabello más grueso) y con más brillo. No es extraño que encontremos muchos productos en el mercado para combatir la pérdida de cabello que contengan el compuesto que contiene el chile, la capsaicina.

Para la respiración: En el aparato respiratorio, el chile puede actuar como expectorante para cualquier tipo de problema de congestión o tos.

Quemar calorías y suprimir el apetito: Un grupo de investigadores de la Universidad de Purdue (EEUU) llevó a cabo un estudio cuyos resultados, publicados en la revista Physiology & Behavior, sugieren que el consumo de sólo media cucharadita de pimienta de cayena en las comidas, puede ayudar a suprimir el apetito y quemar calorías.

Tratamiento de la psoriasis: La aplicación tópica de la capsaicina en el tratamiento de la psoriasis puede mejorar significativamente la picazón y otros síntomas asociados con esta enfermedad crónica de la piel, según un estudio publicado en la revista Journal of the American Academy of Dermatology.

muyinteresante.es 10/11/14