Dicen que “camarón que se duerme se lo lleva la corriente” y en este caso fue un pescador y perdió la presa.
Un ballena orca se encargó de robarle el pez recién capturado a un pescador desprevenido…