A 1.970 metros de altura en el valle de Safien, Suiza, es posible vivir una experiencia como nunca antes habías imaginado. El Null Stern Hotel es un alojamiento de una única habitación y no incluye ni techos ni paredes. En sustitución, dos elementos únicos que harán de tu estancia algo inolvidable: unas increíbles vistas a la montaña y el cielo plagado de estrellas. La estancia en cuestión está compuesta únicamente por una cómoda cama, dos mesitas de noche con sus respectivas lámparas y un par de taburetes.


Para acceder al resto de comodidades habituales, como el cuarto de baño, los huéspedes deben desplazarse hasta una cabaña ubicada muy cerca de la habitación. Además, el complejo incluye un servicio de camarero, que sirve a los clientes un desayuno tradicional y típico de la zona. Por razones climatológicas, el hotel solo está abierto durante los meses de primavera a otoño, y las reservas siempre pueden ser canceladas a causa del mal tiempo.

robbreport.es / Verónica Mollejo

Bajo las estrellas, descubre el primer hotel sin paredes