Pocas sensaciones son tan relajantes como la de meterse en una cama con las sábanas limpias. Algo que puede desaparecer tras varios días usando el mismo juego, especialmente en verano. El sudor es uno de los factores que pueden provocar sensación y olor a humedad. La suciedad acumulada también hace que la suavidad de las sábanas sea menor. Por último, cabe recordar que con el paso de los días, esas sábanas habrán acumulado millones de microscópicos 'compañeros' de cama.

¿Cada cuánto tiempo es aconsejable cambiar las sábanas por otras limpias? Desde Medical Daily aconsejan que entre una y dos veces por semana es lo apropiado. Más teniendo en cuenta que estudios realizados en los últimos años indican que algunas personas, como los hombres solteros, apenas lavan sus sábanas cuatro veces al año.

Dejar las sábanas más de una semana en la cama puede acabar siendo perjudicial para la salud. Hongos, bacterias, polvo, suciedad, polen y otros alérgenos se instalan con el paso de los días en las sábanas y colchones. En verano, sudor y otros fluidos corporales, junto a los restos de productos cosméticos como cremas y aceites, provocan que insectos también puedan sentirse atraídos a su lugar de descanso.

Pese a que habrá microorganismos acumulados en otras zonas del colchón, el cambio de sábanas al menos una vez por semana facilitará que acabemos con muchos de estos compañeros indeseados de cama.

20minutos.es/ 7 julio 2016

Bacterias en la cama: ¿cada cuánto debes cambiar las sábanas?