Hay muchas formas de hacerlo, pero os voy a poner la que se hace en mi casa desde siempre.

Ingredientes

1 bacalada grande, dependiendo de la gente que esteis en casa
8 ó 12 pimientos choriceros
2 tacitas del agua de los pimientos
4 cucharadas de tomate, triturado

Preparación

Se deja el bacalao, partido en rodazas un poco grandes, en remojo durante 3 días, cambiandole el agua fria 2 veces al día y guardandalo en la nevera. Se puede tener más dias, pero a mi gente le gusta con un punto de sal y no muy soso.

Poneis los pimientos choriceros en agua, durante un buen rato.

Mientras freis el bacalado en un sarten, empapado un poco en harina, más que nada para que no se pegue en la sarten. Lo dejais en una cazuela de barro o en una cazuela un poco grande. Luego quitais la carne a los pimientos.

Poneis la cazuela al fuego con el bacalao y dejais que se caliente un poco, hechais los pimientos con las dos tacitas de su agua, y lo moveis un poco para que la salsa de junte. Después añadis el tomate y seguis removiendo para que la salsa tome gordura. Lo dejais hacer durante un poquito, no mucho; y lo dejas reposar un poco.

La cuestión de poner el tomate, es sólo para quitar el amargor de los pimientos, ya que si los pones solos tiende a amargar. También hay gente que albarda el bacalao, eso es a gusto de cada uno.

Espero que os guste y aunque es un poco laborioso es muy rico, y eso que a mi no me gusta el bacalao, jaja