Abc.es 21/05/13

Si la ciudad de Nueva York ya es apasionante por sí misma, trasladada a un planeta diferente resulta todavía más increíble. El artista estadounidense Nickolay Lamm ha recreado la Gran Manzana en otros mundos del Sistema Solar, de forma que puede apreciarse qué aspecto tendría si tuviera que soportar las duras condiciones de Mercurio, Venus o Marte, tan diferentes a las de la Tierra. Y lo ha hecho de forma científica, con el asesoramiento de un astrobiólogo de la NASA, M. Browning Vogel, y sobre la base de imágenes tomadas por diferentes sondas e instrumentos de la agencia espacial estadounidense.


En Mercurio



En Venus

«Sentí que si podía mostrar a la gente cómo se vería Nueva York en otros planetas, les haría sentir lo afortunados que somos de vivir en la Tierra», dice Lamm al portal Space.com. No es para menos. En Mercurio, por ejemplo, los rascacielos de la ciudad se recortarían sobre un cielo negro y soportarían un sol achicharrante. En Venus, los edificios apenas serían visibles por la espesa niebla de ácido sulfúrico. En Urano, es posible que acabaran hechos pedazos debido a que, en algunas latitudes, este mundo es azotado por vientos más fuertes que los huracanes más poderosos de la Tierra. La Estatua de la Libertad sería arrancada de cuajo. Además, la atmósfera de hidrógeno y helio del planeta tiene una fracción considerable de metano, lo que daría al aire un tono aguamarina. Algo parecido ocurriría en Neptuno, el lugar más frío del Sistema Solar y el planeta más oscuro.


En Urano

Si estuviera ubicada en el próximo «destino de moda», Marte, Nueva York estaría cubierta de polvo rojo, que también tiñe la delgada atmósfera del planeta. Y si en cambio tuviera las condiciones del gaseoso Júpiter -la ciudad se representa flotando en una zona de hidrógeno gaseoso con nubes de vapor de agua, amoníaco y gases sulfurosos- la química se comería a la famosa estatua, símbolo de Manhattan.


En Marte



En Júpiter