Los extraños comportamientos de los hámsters y sus cuidados específicos son habitualmente complementados por su ternura. Un hábito que llama la atención de estos adorables roedores es almacenar grandes cantidades de comida en el interior de sus cachetes pero, ¿cómo es esto posible?

Un vídeo de la serie Pets-Wild at Heart de la BBC por fin resuelve este misterio al dar una mirada al interior de las mejillitas de un hámster con la ayuda de los Rayos X.

Cómo puedes ver, los cachetes de los hámsters pueden extenderse hasta sus caderas. A simple vista y al verse siempre cómo bolitas de pelos uniformes, es difícil notarlo. Es por ello que comúnmente se cree que sus mejillas se extienden a lo ancho y no a lo largo.

Otra creencia popular es que los hámsters se tragan todo a los pocos minutos de que lo ponen en sus cachetes. Lo cierto es que en sus "bolsitas" resultantes guardan comida para después en caso de emergencia o como snack.
YouTube Video
ERROR: Si ves este mensajeYouTube esta caido o no tienes el Flash Player instalado.

Específicamente el llamado hámster dorado (cómo el que ves en el video) ha sido protagonista en numerosos estudios que destacan sus pecuialres hábitos para almacenar comida, no sólo en sus cachetes sino en un espacio que el mismo animalito designa de su hábitat (ya sea en campos cultivados o en una jaula). Los biólogos coinciden en que es la forma en la que guardan "su despensa" por periodos prolongados, especialmente para cuando llegan las crías.

Los hámsters dorados aplican de manera frecuente y por instinto esta técnica de almacenamiento cuándo se acerca la época de hibernación. Los hámsters domésticos no atraviesan por este proceso pero "la sangre llama" y por eso es tan común que aún bajo su condición de mascotas guarden comida en sus mejillas como si se fuera a acabar el mundo.

vix.com / Carol Sandoval, junio 2018

Así es el interior de un hámster que se mete mucha comida en sus cachetitos