YouTube Video
ERROR: Si ves este mensajeYouTube esta caido o no tienes el Flash Player instalado.
Un grupo de investigadores de la Universidad de Manchester se ha lanzado a responder una pregunta intrigante: ¿cómo era posible que los dinosaurios más grandes, los saurópodos, fueran capaces de trasladar sus descomunales cuerpos? ¿Cómo podían sus músculos y sus huesos soportar unas anatomías que ridiculizan a nuestros gigantes actuales, sean jirafas o elefantes?

El trabajo, publicado en PLoS ONE, se apoya en la reconstrucción digital del Argentinosaurus huinculensis, una bestia de 80 toneladas de peso y más de 40 metros de largo, considerado el animal más grande que alguna vez ha pisado la Tierra. Los investigadores acudieron al Museo Municipal Carmen Funes, en Argentina, para escanear el esqueleto parcial de este ejemplar de talla desproporcionada.

La gran pregunta a responder por los biólogos es cómo estos dinosaurios podían soportar unas dimensiones tan desorbitadas, que sin duda debieron de llevar al límite toda su estructura. El doctor Bill Sellers, que dirigió el estudio a partir de la reconstrucción digital, explicó a la BBC que para alcanzar a comprenderlo basta con comparar el Argentinosaurus con un elefante.

«Los elefantes más grandes pesan unas seis o siete toneladas. El Argentinosaurus era al menos 10 veces más grande. Al hacerte más grande, el aumento de tu peso equivale a tu altura al cubo, pero la fuerza que tus músculos son capaces de generar solo se eleva al cuadrado. De tal forma que la relación fuerza-altura empeora», explica el doctor Sellers.

Lentos pero seguros

Además de reconstruir el cuerpo del dinosaurio mediante ordenador, el equipo de la Universidad de Manchester recurrió a un ingente despliegue de procesadores para ejecutar un programa que simularía el aprendizaje de esa criatura digital al enfrentarse a la compleja tarea de desplazar su anatomía. Según los investigadores, el desplazamiento era extraordinariamente lento y ejecutado de forma secuencial: primero las patas de un lado, después las otras, al unísono.

El estudio concluye que un saurópodo de 80 toneladas era mecánicamente competente, siempre en desplazamientos a baja velocidad. Los investigadores dejan en el aire, sin embargo, que fuera viable la existencia de animales aún más grandes. Habría que formular, advierten, nuevas conjeturas para prevenir un colapso a causa de una musculatura insuficiente.


Abc.es 31/10/2013