Era un secreto a voces y Apple no ha decepcionado. De la mano de Phil Schiller y tras apabullar a los presentes con las cifras de ventas (100 millones de tabletas vendidas en todo el mundo), tasa de navegación en la red y expansión del dispositivo (el 94% de las firmas del Fortune 500 lo están probando), el fabricante ha desvelado el esperado iPad mini, acompañado, eso sí, del iPad de cuarta generación.

Tal y como podríamos suponer, la tableta cuenta con una pantalla de 7,9 pulgadas (1024 x 768) y hereda el conector Lightning, junto con el nuevo procesador A6X. El compacto equipo de los de Cupertino cuenta con un grosor de apenas 7,2 milímetros, y tal como afirma Schiller, "es ideal para leer correos electrónicos y navegar por la web". En lo que respecta al diseño, el recién llegado a la familia iPad hereda el diseño curvo de la parte posterior de los iPod, y es "tan fino como un lápiz", como afirma Schiller. En lo que respecta al peso, es un peso pluma con apenas 308 gramos de peso.

¿Qué 'corazón' mueve este nuevo iPad? Apple comienza a escalar la familia: el iPad mini hereda el chip A5 del iPhone 4S.