Ante la pérdida o robo del teléfono móvil, existen aplicaciones que pueden ayudar al usuario a localizar el terminal. Desde Eroski Consumer hacen un repaso de algunas de las más populares en la actualidad.


A todo propietario de un iPhone se le recomienda tener la aplicación Buscar mi iPhone para, en caso de robo o pérdida, poder rastrear la localización del aparato vía GPS y sobre un mapa.

Sin embargo, hay otros programas igual de útiles e interesantes. Así, Lockout Mobile Security destaca porque hace una última fotografía de la posición del móvil sobre el mapa, antes de que se acabe la batería, y la envía a su sitio web para que la podamos consultar. También está disponible para Android.

Dot Lock Security Protection actúa de un modo similar, pero, además, puede retratar a la persona que haya cogido el móvil y permite crear un sistema de bloqueo de pantalla adicional.

En Android sobresale B-Secure Tracker, que habilita un sitio web donde refleja sobre Google Maps la trayectoria del móvil, toma imágenes y graba los sonidos que haya alrededor del terminal.

También para Android está Remote Security que, en caso de robo, permite bloquear el dispositivo de forma remota, activar una alarma de robo en el teléfono (de modo que el ladrón quede denunciado públicamente) o hacer que el móvil llame a un número en concreto. También deja eliminar en remoto datos sensibles guardados en el dispositivo.

20minutos.es 14/06/14