Ocurrió en un partido de baloncesto en Colorado, Estados Unidos.
Se enfrentaban el Lewis-Palmer High School contra el Cheyenne Mountain High.
Anna Olson, jugadora del Lewis-Palmer tiró el balón con una sola mano,
la pelota cruzó toda la cancha, rebotó en el suelo y entró en la canasta milagrosamente.