La superficie fría de Plutón y su luna Caronte vistas a través del ALMA, el 15 de julio de 2014. NRAO/AUI/NSF

El espacio es un lugar muy grande y las cosas se mueven demasiado deprisa, así que imagínate los problemas a los que se enfrenta una misión durante un viaje de una década para encontrarse con un diminuto mundo situado a millones de kilómetros. Bueno, aunque este inicio puede parecer el relato de la misión Rosetta en realidad estoy hablando de la misión News Horizons.

Y aunque claro está que la dinámica orbital puede mostrarnos donde encontrar un determinado objeto en un momento dado, también viene bien tener una pequeña ayuda que permita señalar con precisión donde se encuentra ese determinado objeto, la diferencia es crucial, podemos situar nuestra misión justo donde queremos o por el contrario la estaríamos lanzando hacia un vacio científico al provocar que colisione contra esos mundos lejanos o incluso se aleje demasiado de él.

Y a medida que la misión New Horizons se acerca a un pequeño mundo que otrora fue considerado un planeta de pleno derecho va siendo hora de señalar con exactitud donde se encuentra este mundo. Pero espera ¿no sabíamos ya donde se encontraba Plutón? Bueno, en realidad es que no, aunque no quiero que me entendáis mal, su periodo orbital es de unos 248 años terrestres y la distancia que lo separa del Sol es aproximadamente unas 40 veces la que separa la Tierra del Sol, pero precisamente esa falta de precisión la que podría provocar que fallásemos nuestro objetivo por varios millones de kilómetros, cualquier cálculo astronómico podría estar equivocado varias decenas de miles de kilómetros.

“Con estos datos de observación limitados, nuestro conocimiento de la posición de Plutón podría estar equivocado por varios miles de kilómetros, lo que compromete nuestra capacidad de calcular las eficientes maniobras de focalización para la nave New Horizons”, comento Hal Weaver, científico del proyecto New Horizons del Laboratorio de Fisica Aplicada de la Universidad Johns Hopkins, en un comunicado de prensa de NRAO.

Y es que un margen de error tan grande podría llegar a ser algo muy problemático para una sonda espacial que se está viajando a cerca de 60.000 kilómetros por hora, es por ello que hay que realizar continuos ajustes a su trayectoria de vuelo.

Y para proporcionar una visión más precisa de la ubicación de Plutón antes de la ultima corrección del rumbo programado New Horizons en julio, los científicos de la misión han contado con la ayuda del ya más que famoso Atacama Large Millimeter/submillimeter Array (ALMA), ubicado en Chile.

Para medir distancias a través del cosmos, tradicionalmente los astrónomos usan el método de astrometría que permite rastrear los movimientos de los planetas, por ejemplo, en relación con las estrellas que se encuentras a muchos años luz, utilizándolos como “puntos fijos” de referencia en el cosmos. Pero cuando estamos hablando de enhebrar una aguja interplanetaria a 40 UA de distancia, entonces necesitamos un método mucho más preciso, independientemente de la distancia que nos separa del objeto y las estrellas de referencia.

Y es precisamente utilizando los objetos más lejanos que nos podamos imaginar, fuera incluso de nuestra galaxia, lo que permite la precisión del ALMA, los quásares, y es que estos objetos, a diferencia de los que se encuentran en el interior de la Vía Láctea, son en realidad galaxias muy lejanas, a más de 10.000 millones de años luz. De esta forma, la distancia que nos separa de los quásares les hace parecer como objetos inamovibles en el Universo, lo que añade una nueva dimensión a los datos de posicionamiento que respaldaran décadas de observaciones ópticas de ese mundo distante que queremos visitar.

“El astrometría ALMA utiliza un cuásar brillante llamado J1911-2006 con el objetivo de reducir a la mitad la incertidumbre de la posición de Plutón”, comento Ed Fomalont, astrónomo del Observatorio Nacional de Radioastronomía en Charlottesville, Virginia.

Durante esta campaña, ALMA ha sido capaz de detectar las emisiones de radio que son generadas tanto por Plutón como por su mayor luna, Caronte, y debido a que han establecido las posiciones orbitales de esta peculiar pareja en varias ocasiones desde noviembre de 2013, sumado al hecho de que estas mediciones se tomaron en diferentes puntos orbitales del sistema Tierra-Sol, este método puede mostrarnos con una precisión sin precedentes la posición de Plutón.

“Al tomar múltiples observaciones en fechas diferentes, permitimos que la Tierra se mueva a lo largo de su órbita, lo que ofrece diferentes puntos de vista en relación con el Sol”, comento Fomalont.”Los astrónomos pueden entonces determinar la distancia y la órbita de Plutón”.

Y es que hay que recordar que, cuando la nave llegue a su destino, sus transmisiones tardaran unas 4 horas en llegar hasta nosotros, la velocidad a la que viaja no permite grandes correcciones, además, la News Horizons no se quedara en el sistema, sino que simplemente pasara de largo, no tiene la capacidad de frenar para quedarse a estudiarlo. La precisión es algo absolutamente necesario para evitar que un proyecto como este nos deje con las manos vacías simplemente por no encontrarse en el momento y el lugar adecuado.

espacioprofundo.es 06/08/14