Con el calor es más difícil retener los minerales, tanto de origen animal como vegetal, por eso necesitamos comer mucho de estas seis opciones.

Vísceras. Puede que no sea el plato que todos estamos esperando cuando llega la hora de comer, pero si tenemos que reponer hierro, la morcilla y el hígado son dos buenos aliados.

Almejas. Son de escaso uso en la dieta habitual pero pueden ofrecer hasta 24mg de hierro por cada 100g de este alimento.

Lenteja. Las legumbres están dotadas con el poder del hierro. En general todas y en particular la lenteja puede aportar hasta 8 mg de este mineral por 100g.

Cereales integrales. Su mayor aporte está en la corteza y ofrece hasta 7-12 mg de hierro por cada 100g.

Espinacas. Son de origen vegetal y, aunque no contienen grandes cantidades de hierro, su aporte se ve aumentado cuando se combina con vitamina C y carnes.

Carne. Del tipo que sea, de vacuno, de pollo, de pavo, de pescado. Cualquier tipo es buena porque son de rápida absorción.


esquire.es

Alimentos ricos en hierro, dosis extra en verano