Seguro que alguna vez has sentido una enorme pereza a la hora de tener que pelarte una fruta después de comer para poder tomar el postre, también te habrás peleado más de una vez con la cáscara de huevo cocido, pero a continuación vamos a poner remedio a todos tus males. Toma nota, porque vamos a ver una serie de alimentos que has estado pelando mal toda tu vida.

Aunque parezca increíble hay una serie de alimentos que hemos estado pelando mal toda la vida. Este error nos lleva muchas veces a dejar de comer o cocinar ciertas cosas. Como no debemos caer en eso, a continuación vamos a explicar una serie de trucos para que te sea más fácil pelarlos y nos dejes de comerlos por pura pereza. Ya verás. Te vas a preguntar por qué has estado toda vida pelando mal estos productos.

... El plátano

Efectivamente, tal y como puedes ver en la imagen, has estado toda la vida pelando mal los plátanos. Cualquiera sabe cuántas de estas frutas te has comido de esa manera a lo largo de los años. Pelar un plátano de la manera correcta no tienen ningún tipo de misterio, solo tienes que hacerlo por el lado inverso al que sueles hacerlo. No te hará falta ni siquiera la ayuda de un cuchillo. Presionas con las yemas de los dedos en 'el culo' del plátano y tiras hacia los lados. Saldrá de dentro de la piel de manera perfecta.

... El huevo duro

Seguro que el huevo duro te ha dado más de un problema a lo largo de tu vida: por querer pelarlo cuando aún estaba caliente y te has quemado, porque la cáscara se rompía en mil pedazos...En definitiva, que hay veces que son un auténtico rompecabezas. Sin embargo, tenemos dos trucos infalibles para pelar bien los huevos duros. La primera, con la ayuda de un vaso de agua. Solo tienes que meterlo dentro y sobre el fregador, para no salpicar, empezar a agitarlo rápidamente de un lado para otro. Hecho esto, retirar la cáscara será pan comido.

El otro, más rápido y algo gracioso. Con la punta de un cuchillo pica las dos puntas de los huevos, después sopla por una de ellas. ¡Y ya está! Saldrá disparado por el otro lado.

... La piña

Posiblemente sea una de las frutas, e incluso de los alimentos, que más complicados de pelar y cortar resultan. Todos hemos dejado de comprar piña alguna vez en nuestra vida solo por ahorrarnos el tener que partirla en casa. Pues bien, debes saber que no es tan complicado. Se puede pelar y cortar entera en una sola vez y conservarla en un tupper o en papel film.

La primera forma de cortarla que vamos a explicar es esa tan bonita que hacen en los bares y restaurantes. Lo primero es cortar la piña por la mitad de forma vertical, muy importante. Una vez que tienes las dos mitades, vuelves a cortar en vertical y con cada uno de esos cuatro trozos solo te queda hacer lo siguiente. Quitas la parte correspondiente al centro de la piña y cortas por un lado, llegando hasta el fondo, y por el otro, de tal forma que quede despegada de la corteza. Ahora cortas en rectángulos y los mueves uno para cada lado.

La otra, la más extendida. Quitas las hojas, también la corteza poco a poco, y haces rodajas para conservarlas en algún recipiente dentro del frigorífico.

La patata

En el caso de las patatas hay un paso fundamental que nos saltamos cada vez que las ponemos a cocer. Hay personas que las pelan antes de echarlas a la olla de agua hirviendo y otras que prefieren quitarles la piel después. ¿Cuál es la forma más fácil? Pues una tercera vía muy poco extendida. Antes de meter las patatas a la olla, hay que hacerles un corte superficial, rodeándolas. De esta forma, cuando terminen de cocerse, tan solo habrá que ponerlas bajo el grifo de agua fría y empujar la piel hacia fuera. Ni siquiera requiere fuerza, la piel saldrá fácil.

El kiwi

Hay dos tipos de personas en esta vida: las que pelan los kiwis y las que no. Claro que la forma más fácil de comerse un kiwi, sobre todo cuando está maduro, es cortarlo por la mitad de forma horizontal e ir devorándolo a cucharadas (y sí, todavía queda gente que no sabe de la existencia de esta manera de comerse esta rica fruta verde). Por otro lado, para hacer la vida más fácil a todos aquellos que siguen pelando los kiwis de forma tradicional, decirles que basta con hacerles un corte vertical y la ayuda de un vaso para vaciarlo en tan solo tres segundos. Fácil y rápido.

... La naranja

También la naranja es una de esas frutas que hemos estado pelando mal toda la vida. De verdad, hay formas muy fáciles de desgranar este rico alimento en vitamina C. Una de ellas es la de quitarle las dos puntas, hacerle cortes verticales e ir quitándole la piel poco a poco. La otra, mucho más rápida todavía, te va a sorprender. Coge cuchillo y cuchara, con el primero haz un corte horizontal alrededor de la naranja. Ahora utiliza el rabo de la segunda, tal y como se ve en la imagen, para separar la piel de un lado y luego del otro. Tu fruta estará pelada en menos de cinco segundos.

... Los ajos

Lo de los ajos no es solo que los hayas estado pelando mal toda tu vida, sino que encima te has estado manchando y quedándote con ese horrible olor en los dedos cuando existe un método mucho más rápido y limpio de hacerlo. Además, te permite pelar todos los que quieras prácticamente a la vez. Solo te hace falta un bote de cristal de conservas (vacío, por supuesto) y una cabeza de ajos o los ajos que quieras. Los metes en el recipiente, lo cierras y lo agitas con fuerza durante unos cuantos segundos. Cuando lo vuelvas a abrir tus ajos estarán pelados. Y lo que es mejor, tus dedos no olerán a ellos.

... La granada

También la granada es uno de esos alimentos con el que te sueles manchar las manos al pelarla. Los dedos se quedan de color amarillo, por lo que es mejor evitarlo usando una técnica fácil y rápida de desgranarla. Primero tienes que hacer un corte en la corona, después ir haciendo algunos verticales sobre los pliegues interiores característicos de dicha fruta. Es fácil localizarlos, no te preocupes. Intenta perforar solo la cáscara para no dañar el grano del interior, coge con una mano de cada lado y estira con fuerza para abrirla. Con la ayuda de una cuchara ve sacando todo el relleno.

... El mango

Por lo pringosos que resulta su jugo, el mando es otra de las frutas que tanta pereza da pelar. Pero como todo tiene solución en esta vida y nunca es tarde para poner remedio a las viejas malas costumbres, a continuación os vamos a explicar dos formas fáciles de pelar un mango. La primera ya la hemos visto en el caso de los kiwis. Basta con cortar el mango de forma vertical, dejando el hueso en medio, y usar un vaso para quitarle la piel. La segunda manera de pelar bien un mango es la que se puede ver en la imagen de arriba. Separas por el hueso y en cada una de las mitades haces cortes horizontales y verticales, después empujas de la piel hacia fuera y sacas la carne de la fruta.

... La mandarina

La forma más habitual de pelar una naranja es la de hacerlo con las propias manos. Acabas manchado y con olor a cítrico todo el día, pero es algo soportable cuando la fruta te gusta mucho. Sin embargo, también la mandarina es uno de esos alimentos que hemos pelado mal toda la vida. Hay una forma más rápida, fácil y limpia de acceder a sus ricos gajos. Le quitas los dos extremos con la ayuda de un cuchillo, haces un solo corte vertical y tiras de la piel hacia ambos lados hasta que la mandarina se abra de manera completa y todos los gajos estén accesibles sin apenas haberte manchado.

Qué.es 30 de septiembre de 2015

Alimentos que has estado pelando mal toda tu vida