Quienes padezcan de esta molestia sabrán mejor que nadie qué es no poderse levantar de la cama o no poder salir de una habitación en penumbra. No solemos achacar la migraña a la alimentación, pero un exceso de estos alimentos pueden provocar un empeoramiento de los síntomas; así que mucho cuidado con lo que ingieres.

Aunque la migraña puede hacer acto de presencia en cualquier momento (y época del año), suele ser más común padecerla con la llegada del buen tiempo.

La ingesta de estos alimentos que presentamos a continuación contienen altas dosis de histamina, una molécula que aumenta el riesgo de padecer picos de migraña.

Leche fresca. Sobre todo en ayunas y la que tomamos en le desayuno no es muy aconsejable si la persona sufre ataques de migraña con frecuencia, por su alto contenido en histamina.

Lo mismo ocurre con algunas frutas, como las naranjas, pero en el postre, ya que se asimilan peor los nutrientes en cualquier otro momento del día.

Las fresas presentan un problema similar al de las naranjas si se consumen después de una comida.

Las carnes procesadas y envasadas - las que llevan más de dos días envasadas- tienen el suficiente tiempo para crear histamina que al consumirlas estamos provocando aumentar el riesgo de la aparición de la migraña.

Poco recomendable para estas personas es el marisco y las conservas, que tiene el mismo efecto que el resto de alimentos mencionados. Simplemente por estar fermentados.

tapasmagazine.es / Cristina Romero

Alimentos que generan migraña