No son una garantía de salvación, pero sí son capaces de facilitar a tu sistema inmunitario la tarea de esquivarla

Sí, a veces es inevitable. En invierno, casi todos los ambientes son carne de cultivo para el virus de la gripe: el metro, la oficina o incluso tu casa si algún miembro de tu familia se ve afectado por ese mal. Con todo, además de lavarte las manos a menudo, hay otras medidas que puedes adoptar para que te pille en buena forma. La más importante es la alimentación. Estas son las vitaminas y elementos que ayudarán a mantener tu sistema inmunitario en condiciones óptimas durante los meses de invierno, y los alimentos que puedes encontrar en estos meses del año que los contienen en mayor medida:

- Vitamina E: espinacas y almendras.

- Vitamina C: cítricos, papaya, pimiento verde y vegetales de hoja verde.

- Vitamina A: calabaza, zanahorias y melón dulce.

- Vitamina B6: pechuga de pollo, atún y plátano.

- Vitamina D: pescado azul, leche y huevos.

- Ácido fólico: cereales, vegetales de hoja verde y guisantes.

- Hierro: brécol, guisantes, gambas y pavo.

- Cinc: pollo, judías, marisco y anacardos.

- Selenio: sardinas, atún, cebada y nueces de Brasil.

20minutos.es / harpersbazaar.es 23/02/14