Representación artística de la Venus Express en órbita

La sonda Venus Express, cuya misión se dio por terminada el pasado diciembre tras agotar su combustible, ha lanzado una última señal de posicionamiento antes de desaparecer.

Así lo ha anunciado la Agencia Espacial Europea, que en un post titulado Venus Express: el último grito, explican que el pasado 18 de enero recibieron la última señal de la sonda, cuando se encontraba a 119 kilómetros de altitud sobre la superficie del planeta Venus.

Ese día, a las 15.00 horas, se produjo un pico muy alto en su señal portadora y solo se volvió a registrar un leve señal el 21.

El 22 de enero el puesto terrestre ya no registraba ningún rastro de la nave. "No esperamos ver nada más, incluso aunque la sonda siga radiando en banda-X", ha explicado Patrick Martin, director de la misión Venus Express.

"La señal se ha ido, la nave puede seguir orbitando Venus pero en unas condiciones que no nos permiten recibir su señal. Continuaremos vigilando de todas formas".

Los logros de una misión europea

Venus Express ha sido una de las misiones más exitosas de la ESA. Fue lanzada el 9 de noviembre de 2005 y empezó a mandar imágenes del planeta en abril del año siguiente.

Equipada con una tecnología similar a la de la sonda Rosetta, su misión principal era realizar una cartografía completa de las temperaturas en la superficie del planeta, uno de los menos explorados debido a su turbulenta y ardiente atmósfera, en la que se superan los 400 grados y corren vientos de hasta 400 kilómetros por hora.

En este sentido, Venus Express ha aportado una gran cantidad de imágenes y datos hasta ahora nunca conocidos sobre nuestro planeta vecino.

Los primeros resultados fueron publicados en la revista Nature el 29 de noviembre de 2007: datos sobre el pasado de la atmósfera de Venus, que revelaron que en otra época fue un planeta rico en agua, pero que hace 4.500 millones de años, sufrió un efecto invernadero que lo convirtió en un horno infernal, un proceso "que se asemeja mucho al de la Tierra", señaló Hakan Svedhem, miembro de la misión.

Se confirmaron así teorías como la formulada por el astrónomo Carl Sagan, que advirtió en los años 80 que el planeta era "lejos de ser el paraíso imaginado por algunos, Venus se parece más al infierno" debido al efecto invernadero.

Por otro lado, la sonda de la agencia espacial europea también descubrió un vórtice dipolar en la región polar sur, el avistamiento del volcán Apollinaris Patera y la confirmación de presencia de relámpagos eléctricos en las nubes de ácido sulfúrico del planeta.

Otro gran logro fue el hallazgo, dado a conocer en mayo de 2008, de la presencia del grupo hidroxilo (OH) en la atmósfera.

El pasado año, ya en el ocaso de su misión, sobrevivió a una serie de 'buceos atmosféricos' aportando nueva información sobre el campo magnético, el viento solar y la composición de las nubes que recubren el planeta.

Aunque el seguimiento de la sonda tiene lugar en el centro de control de la ESA en Darmstadt, Alemania, España ha jugado un papel protagonista en la exploración de Venus. En Cebreros (Ávila) hay una antena de 35 metros de diámetro que es la que se utiliza para la comunicación con la sonda, y la planificación científica de la misión se ha llevado a cabo desde Villanueva de la Cañada (Madrid) .

20minutos.es 27/01/15

Adiós a la Venus Express: la sonda espacial lanza su último grito antes de desaparecer - 20minutos.es