Resultados 1 al 2 de 2
  1. #1

    Quien tiene un amigo...
    Avatar de soberano
    Fecha de ingreso
    06 Jul, 12
    Mensajes
    1,187
    Gracias
    59
    Menciones
    10 Post(s)
    Citas
    82 Post(s)

    Predeterminado Abel Basti: “Se trata de desmontar la mentira más indignante del siglo veinte”

    Autor de "Tras los pasos de Hitler", investigación que sostiene que el fuhrer habría muerto y estaría enterrado en Paraguay. “Fuimos incapaces de descubrir una sola evidencia de la muerte de Hitler”, Dwight Eisenhower, presidente de los Estados Unidos en 1952.




    Hitler ingresó al Paraguay bajo el nombre de Kurt Bruno Kirchner, tras un expreso pedido de Juan Perón a Alfredo Stroessner. Vivió en principio en Hohenau o en algún lugar de Itapúa y finalmente en Altos. En la investigación del argentino Abel Basti, hablan supuestos testigos de reuniones del Furher con Edgar L. Ynsfran, Emilio Díaz de Vivar y otras figuras del gabinete stronista. Murió en Paraguay y fue enterrado en Asunción. Así lo expone en “Tras los pasos de Hitler” que ya es best seller en buena parte del mundo

    El Fürher murió el 5 de febrero de 1971 y yace en una cámara subterránea que fabricaron los nazis en esta capital: “Debe destacarse que la entrada a dicho refugio subterráneo antes estaba dentro de una antigua construcción de madera, un antiguo club alemán. Luego la misma fue demolida y se construyó un moderno y exclusivo hotel. O sea que para llegar al búnker, primero se debe ingresar a ese edificio privado que resguarda, hasta hoy, la entrada camuflada del búnker.”, dice.


    ¿Dónde está enterrado?

    No se lo puedo decir, tengo un acuerdo de confidencialidad
    Es lo primero que dice Abel Basti, periodista, autor de cinco libros que construyó investigando la huída de los jefes nazis hacia sudamérica cuando la segunda guerra mundial ya estaba perdida. En el libro publicado por la Editorial Planeta escribe que “… La primera semana de febrero de cada año -el aniversario de la muerte del líder nazi es el 5 de febrero-, el establecimiento hotelero de referencia se encuentra bloqueado a turistas ya que sus plazas son reservadas, con mucha anterioridad, por un grupo exclusivo que honra allí, hasta ahora, a su líder indiscutido: Adolf Hitler, el hombre que les cambió la vida a ellos, y a todo el mundo, para siempre”.
    Son 20 años de arduo trabajo, que comenzaron en 1994 cuando Basti fue a vivir a Bariloche, en la provincia de Río Negro en el sur de la Argentina. Allí le insistían con que Hitler fue vecino.
    Al principio no creyó, pero le fueron acercando materiales, testimonios, imágenes, documentos que en un punto se amalgamaron para reconstruir una historia posible que de ser cierta cambiará muchas cosas en el mundo

    ¿Sos consciente de que se trataría de una mentira indignante? De eso se trata, de desmontar la mentira más indignante del siglo veinte

    - ¿Supiste de algún encuentro de Perón o de Stroessner con Hitler?
    Si bien esas reuniones pudieron haberse realizado, no he obtenido ningún testimonio o documento que lo acredite.

    - ¿Hay evidencia de una pertenencia de Stroessner a las filas nazis, teniendo en cuenta los documentos que pudiste encontrar?
    Stroessner -de ascendencia alemana- formó parte de un grupo de oficiales pro-nazis, al estilo del GOU (Grupo de Oficiales Unidos) de Argentina.

    - ¿El periodista Rainer Tilch confirmó lo del bunker bajo el hotel?
    Lo del bunker surge de Fernando, el militar brasilero que estuvo allí en 1973 según aseguró.

    - ¿Hay documentos que registren la ayuda oficial de Alemania a los veteranos nazis, otra denuncia importante de tu libro?
    No respecto a una "ayuda" directo, pero hay documentos alemanes que demuestran que el servicio de inteligencia germano sabía sobre el paradero de varios de los criminales de guerra que eran buscados, inclusive sus nombres falsos, pero que esta información no la dieron a conocer y la mantuvieron como secreta.

    - ¿La escritora Erika Zum Buttel llegó a escribir algo que hiciera sospechar la presencia de Hitler en Paraguay?
    No lo sé

    - ¿Hitler usó el apellido Kirchner por alguna cosa que tenga que ver con la familia del ex presidente argentino?
    - No. Lo usó en los años 50 en Paraguay como uno de los tantos nombres falsos que utilizó. El apellido Kirchner es muy común en la comunidad alemana..

    En Paraguay
    Compilando el supuesto paso de Hitler por Paraguay, el investigador se encuentra con la obra del historiador Mariano Llano, “Hitler y los nazis en Paraguay”, lanzado en el 2004 en nuestro país.
    Llano que fuera yerno del general Emilio Díaz de Vivar, Comandante en Jefe del ejército, a partir de 1950, y también embajador paraguayo en la España del dictador Francisco Franco recoge los testimonios de éste y otras personas para reconstruir el derrotero del líder alemán.
    En “Tras los pasos...”, Basti lo describe así: “Hitler entró a territorio paraguayo, por el sur de ese país, desde la ciudad argentina de Posadas llegando al pueblo paraguayo de Encarnación, cruzando el río Paraná, para luego internarse en el Departamento de Itapúa. Hitler inicialmente se habría quedado algún tiempo en la casa de Alban Krug, un nazi fanático, comerciante de la colonia alemana Hohenau, ubicada en Itapúa”.
    También da cuenta del testimonio de Llano que buscó confimación con el propio Stroessner de la especie: “Llamé a él (al general Stroessner) el 3 de noviembre de 1994, día de su cumpleaños, para felicitarlo. Y cuando le pregunté si él le había dado a Hitler su protección, me dijo:
    “-Nosotros los paraguayos somos muy humanos... Gervasio Artigas, el magnate uruguayo que fue perseguido por vecinos poderosos, recibió nuestra protección ... ¿Por qué no Hitler?, un ejército derrotado, perseguido por todo el mundo ... Mi amigo, el general Perón, el estadista sin par argentino, me hizo una pregunta ... Por supuesto, yo acepté...”


    Habla después un señor Heinechen, que “informalmente también admitió haber conocido a Mengele, criminal nazi y luego médico de cabecera de “Alfredito” Streossner, el hijo del dictador, quien padeció problemas por abuso de alcohol e ingesta de drogas, siendo atendido por estos inconvenientes por el fugitivo doctor alemán”.
    El fugitivo "no vivió enclaustrado" y se movía con cierta libertad por Argentina, Brasil y Colombia
    La fuga del jerarca alemán "no hubiera sido posible sin un acuerdo militar entre los nazis y los norteamericanos, que consistía en la salida (de Alemania) de hombres, divisas y tecnología militar para reutilizar todo esto contra el comunismo, a cambio de inmunidad para los nazis y el reciclaje de estos en la estrategia bélica norteamericana", explicó Basti.
    Según el escritor, las principales agencias de inteligencia del mundo, como la CIA estadounidense y el MI6 británico, contaban con informes y fotografías que confirmaban la presencia de Hitler en Suramérica después de 1945.
    “Debe decirse que en Paraguay todas estas informaciones son moneda corriente -en su momento fueron un secreto a voces-, pero hoy se puede acceder a ellas, en ciertos círculos, con cierta facilidad y la gente las comenta con naturalidad, y sin ningún signo de inquietud o preocupación por dar a conocer esos datos tan significativos, que contradicen la historia oficial. Siempre los paraguayos supieron que su país recibió a nazis de jerarquía y quizás se discuten detalles de la vida de los mismos en esa nación, pero no se niegan estas historias, incluyendo la presencia de Hitler en esa nación”, dice Basti en su libro.


    Textual

    Aquí ofrecemos fragmentos del Capítulo XVI del libro “Tras los pasos de Hitler”, cedidos especialmente por el autor en exclusiva:
    - “Las pistas que obtuve sobre la presencia del Führer en Paraguay -una nación que después de la Segunda Guerra recibió a varios nazis de jerarquía con el visto bueno y complicidad de sus máximas autoridades- me resultaban inquietantes, razón por lo cual entendí que había que profundizar la investigación en ese país. Los resultados sorprendentes de esa búsqueda se verán en este capítulo”

    - “El profesor de historia Mariano Llano -quien citaremos más adelante como uno de los recopiladores de la historia de Hitler en Paraguay- cuenta que en esa nación existía una logia militar, similar a la organización argentina GOU, cuyos integrantes eran partidarios del nazismo. Cita entre sus integrantes a los genstos estos dos fueron presidentes de esa nación- y al general Mutsuhito Villasboa, así como los coroneles Victoriano Benítez Vera, Pablo Stagni y Bernardo Aranda, entre otros.
    La investigación de Rainer Tilch
    - “Respecto al Führer, Janz le dijo a (al periodista Reiner) Tilch que conoció a un alemán que estaba seguro de haber visto a Hitler y Eva Braun en la gran fiesta anual de la Asociación Alemana de Tiro Deportivo de Altos (“Verein Patria”) realizada en 1968. Durante esos años, Janz gozaba de una jerarquía importante ya que se desempeñaba como secretario privado del embajador Hubert Krier. Todos los años el club mencionado realizaba una celebración, que incluía un concurso de tiro, del cual participaban veteranos de guerra nazis. Los asistentes se saludaban con un ¡Heil Hitler! y el brazo derecho en alto y la mano extendida, como en los viejos tiempos”
    - “También le aseguró que en una de las fiestas del Club Deportivo de Altos, a fines de los años sesenta, Hitler llegó acompañado de una familia alemana y de una mujer rubia de unos cincuenta años. Él vestía un traje con corbata y ella lucía un trajecito gris. Él testigo reconoció inmediatamente a Hitler, a pesar de que tenía el pelo cortado muy corto y estaba sin bigote. Según contó el interlocutor de Janz, Hitler -cuando llegó a la fiesta no todos sabía que se trataba del Führer- fue saludado por los viejos nazis militarmente, y luego él saludó uno por uno a sus viejos camaradas, estrechándoles la mano en silencio. De acuerdo a ese relato, Hitler estuvo poco tiempo en el club, saludó, charló un poco con algunas personas ancianas, comió algún bocadito y se retiró del lugar acompañado por las mismas personas con las que había llegado. Al irse, el rumor -consistente en la increíble novedad de que el anciano que había estado allí minutos antes era Hitler- corrió como un reguero de pólvora entre los presentes...”
    - Recuerda el testimonio de Carmen Esther Caballero según el cual “Hitler visitó la quinta del citado general paraguayo (Emilio Díaz de Vivar) al menos en una oportunidad. El Führer “llegó en un coche oficial del gobierno con escolta militar. Vestía una campera y boina como la que usaban los paracaidistas. Pero la custodia militar no permitió que la gente se acercara y por esta razón se lo vio solamente desde cierta distancia”, aseguró Carmen... La mucama, Francisca Acosta se acuerda perfectamente de esta circunstancia y da fe de que el líder nazi y Díaz de Vivar se reunieron en el parque de la mencionada quinta donde mantuvieron un extenso diálogo. De acuerdo al testimonio del comisario entrevistado por Tilch -cuya identidad se mantuvo en reserva-, al parecer la policía paraguaya tenía documentación de todos los refugiados alemanes en el Paraguay, incluyendo la de Hitler, guardada en el sótano del Ministerio de Interior. Cuando ocurrió el golpe militar contra Stroessner, en 1989, se escondió toda esa documentación y gran parte apareció años después en la comisaría de la localidad de Lambaré”.
    - “...Tilch entrevistó a un comisario anciano, y también a otro policía que fue custodio personal de Stroessner. Ambos le confirmaron tener datos sobre la presencia del jefe nazi en Paraguay. El comisario contó que vio a Hitler en una reunión de alemanes y militares realizada en la localidad de Villa Elisa, en la casa de una pareja alemana. En alusión al matrimonio anfitrión, que recibió en su vivienda al jefe nazi, “la señora era una conocida escritora, Erika Zum Buttel, aparentemente una buena amiga de Hitler y su esposa”, contó Tilch al aludir al relato del jefe policial.
    De acuerdo a la opinión de Tilch, en Paraguay “los más altos nazis nunca compraron casas, vivían en propiedades alquiladas o en casas prestadas por amigos. Muchos cobraron pensiones de Alemania como ex-funcionarios de estado. La mayoría llegaron solteros y algunos de ellos se juntaron con mujeres paraguayas”, con quienes tuvieron hijos.Respecto al estado de salud del Führer, en general bueno excepto los achaques propios de la edad, y a la fisonomía -sin bigote y casi pelado-, las informaciones obtenidas por Tilch son coincidentes con las descripciones obtenidas por mí en Argentina”.

    El encuentro con Ynsfrán
    En “Tras los pasos de Hitler” se cita el testimonio de Pedro Cáceres.
    - “Cuando llegué al lugar indicado (por Cáceres) -una magnífica casa con dos pisos y cochera para dos vehículos, situado en una zona de moda en las cercanías del río Paraguay- me recibió el hijo (de Cáceres), un ingeniero llamado Romy. El señor Cáceres estaba sentado en la sala de estar, era un hombre de unos setenta años, y me dijo lo siguiente: -Tenía 17 años cuando fui reclutado para el servicio militar obligatorio. Un día se me asignó el Ministerio del Interior, ubicado en las calles Estrella y Montevideo, en el centro de Asunción. Precisamente al mediodía yo estaba en la planta baja, junto a las escaleras y debajo de la primera planta, donde se encontraba el Doctor Edgar L. Insfrán -que había sido desde su juventud un miembro de la Liga Nazi- un hombre fuerte al lado del general Alfredo Stroessner, quien reinó desde 1954 hasta 1989, un total de 34 años, el país. El hombre nos señaló con el dedo a nosotros: “Usted, y Usted..., conmigo, ahora“, nos ordenó. Tres de nosotros, que estábamos armados, fuimos seleccionados. Nos metimos en un Mercedes-Benz, dos soldados en el asiento trasero y uno en la parte delantera al lado del ministro. Tomamos la carretera 2 en San Lorenzo, Capiatá, Itauguá, Ypacaraí, Caacupé y Coronel Oviedo, Caaguazú, en dirección al este. Luego nos dirigimos por carreteras sin pavimentar. La gente del Ministerio de Obras Públicas había construido sólo el camino a la ciudad de Ciudad Nueva, que se encontraba en las orillas del río Paraná, frente a Foz de Iguazú (Brasil). Después de 20 kilómetros entramos en un camino de tierra roja, y llegamos a un callejón sin salida, que terminaba frente a una gran puerta de madera rodeada de alambre de púas. Hubo un gran movimiento de camiones y soldados. El edificio principal estaba en una colina, rodeada de árboles frondosos. La casa había sido construida en estilo español, con amplios corredores y una chimenea en el techo. Insfrán estacionó a diez metros de la entrada y entró por la puerta principal a la casa. Después de dos horas, regresó acompañado por un hombre mayor, que caminaba muy doblado. Miré al hombre, traté de disimular mi emoción y me dije en voz baja a mi mismo, Es Hitler... es Hitler...” Se despidieron con un apretón de manos, a Hitler lo acompañaba una mujer rubia. Entonces volvimos a Asunción… Era el año 1960…Nunca se lo había contado a nadie. Stroessner gobernó, con Insfrán, casi treinta años más, con mano de hierro. Guardé un silencio absoluto hasta ahora”...

  2. #2
    Viva el western!!!!!!!!!!
    Quien tiene un amigo...
    Avatar de kabawata
    Fecha de ingreso
    09 Jul, 12
    Mi Peli
    Hija de Ryan
    Mi Serie
    frasier
    Mi Frase
    Road to Spain
    Jugando a
    nada
    Consolas
    comoll??
    Mensajes
    1,332
    Gracias
    142
    Menciones
    1 Post(s)
    Citas
    4 Post(s)

    Predeterminado

    Ya,,,ya.. aro!!!!!

Temas similares

  1. Si te mudas de casa trata de no llevarte la alberca
    Por ☆ Adi ☆ en el foro Off-Topic
    Respuestas: 1
    Último mensaje: 11/06/2013, 10:23
  2. Hamster trata de meterse a un estrecho tubo
    Por ☆ Adi ☆ en el foro Mascotas y animales
    Respuestas: 3
    Último mensaje: 04/06/2013, 23:37
  3. Veinte locuciones latinas que deberías conocer
    Por valalca en el foro Off-Topic
    Respuestas: 1
    Último mensaje: 16/03/2013, 11:40

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •